Saltar al contenido principal

Exobreros de Ford enfrentan a sus jefes en juicio por dictadura argentina

Anuncios

Buenos Aires (AFP)

Eran obreros, delegados gremiales en la planta de Ford Motors en Argentina. Cuando ocurrió el golpe de Estado de 1976 fueron torturados y permanecieron como prisioneros por dos años. Ahora acusan a quienes eran los ejecutivos de la automotriz.

Pedro Troiani y Carlos Propato narran ante el juez, cuatro décadas después, cómo fueron detenidos y torturados dentro de la misma fábrica, y que días más tarde sus familias recibieron telegramas en los que se les informaba de su despido por inasistencia al trabajo.

Casos similares han sido denunciados en otras compañías, como Mercedes Benz, Renault y Fiat, pero hasta ahora solo el de los exejecutivos de Ford ha avanzado. Aunque el proceso judicial no implica a la empresa, los demandantes quieren que quede demostrada la complicidad con la dictadura.

La dictadura argentina, que se extendió de 1976 hasta 1983, dejó 30.000 desaparecidos, según las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

"Sin la participación de los civiles y más de estas empresas ese golpe no hubiera tenido éxito. Esta gente colaboró, les dio vehículos, comida, combustibles, les dio las empresas para que se movieran como quisieran, y así nos fueron llevando a uno por uno", dijo Troiani a la AFP.

En la localidad de General Pacheco, en la periferia de Buenos Aires, donde aún se ubica la fábrica de Ford, Propato reafirma esa idea.

"Ellos colaboraron. Los autos Falcon que se usaron en la represión yo los pinté", aseveró al evocar los vehículos con los que durante la dictadura se secuestró a opositores.

Ambos insisten en que no tenían militancia política y que sus torturas y cautiverio, al igual que el de sus otros compañeros de trabajo, se debió a su activismo sindical.

- 24 delegados -

En la planta de Ford había cien delegados gremiales, de los cuales 24 fueron tomados cautivos de sus puestos de trabajo.

En esos días, brigadas militares se habían instalado en el lugar, e incluso los soldados almorzaban en el comedor de la planta, según los testimonios de los obreros.

"A mí me mostraron esposado por toda la fábrica, como diciendo: miren lo que les puede pasar. Los compañeros les tiraban los tornillos" a los militares, en señal de protesta, evocó Troiani.

Propato apunta con el dedo hacia el "quincho", una construcción para actividades recreativas de los trabajadores en el mismo predio de la planta ensambladora.

En ese lugar, asegura, los militares los torturaron a él y a otros delegados durante horas. Dice que le cubrieron la cabeza con una bolsa plástica, que pensó que moriría ahogado, pero Troiani logró hacer un agujero en la bolsa y "me salvó la vida". Su compañero esboza una tímida sonrisa, no recuerda ese episodio y le parece curioso.

De allí los llevaron a una comisaría en Tigre, en las afueras de Buenos Aires, donde los retuvieron clandestinamente antes de pasarlos a otros centros de detención por donde rotaron durante casi dos años.

"La persona presa sin saber por qué sufre el doble", reflexiona Troiani, que al igual que Propato ya tenía hijos en aquella época.

- "Preocupación central" -

La historiadora Victoria Basualdo sostiene que el activismo obrero y sindical, de mucha efervescencia en los años 1970 en Argentina, "era una preocupación central tanto para las fuerzas armadas como para las direcciones empresariales".

Esto explica "el grado de represión aplicada en los espacios laborales, la movilización de efectivos armados en gran cantidad de fábricas el mismo 24 de marzo (fecha del golpe), las detenciones y secuestros a trabajadores y sindicalistas", dijo Basualdo a la AFP.

En América Latina, Argentina ha sido el país con más avances en el enjuiciamiento a las violaciones de derechos humanos de ese período. Ha habido condenas a centenas de militares y varios de los integrantes de las sucesivas juntas militares han muerto en prisión.

"Cuando empezó la democracia, con Raúl Alfonsín (1983-89) y se juzgó a las juntas militares empezamos a reunirnos y a preguntarnos ¿por qué, por qué nos pasó esto a nosotros? Ahí vimos que podía haber justicia", recuerda Troiani.

- Sentar jurisprudencia -

Al cabo de 42 años, solo siguen vivos 13 de los 24 delegados.

En diciembre de 2017 comenzó la etapa de juicio oral por violaciones de derechos humanos contra los exdirectivos de Ford Héctor Sibilla y Pedro Muller. En el proceso también figura como acusado el militar Santiago Riveros.

Decenas de testigos han desfilado ante el juez. Propato y Troiani acuden regularmente a las audiencias. En cambio, Sibilla y Muller solo se presentaron a la primera. Se estima que en noviembre puede comenzar la etapa de alegatos y después se dictará sentencia.

Consultados por la AFP, los abogados defensores de los exgerentes rechazaron hacer declaraciones.

"Yo y mis compañeros luchamos para estar aquí. Para mí, el beneficio que hemos logrado es haber llegado al juicio", explicó Propato.

Troiani pide un poco más: "Queremos que se hagan responsables y que este caso sirva de jurisprudencia para otros compañeros que tienen los procesos muy disminuidos".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.