Saltar al contenido principal

La mujer que acusó de agresión al candidato de Trump a la Corte Suprema está dispuesta a hablar

Anuncios

Washington (AFP)

El candidato a la Corte Suprema elegido por Donald Trump, Brett Kavanaugh, enfrentaba un panorama de alto riesgo este lunes, luego de que la mujer que lo acusó de agresión sexual en la década de 1980 dijera que estaba dispuesta a testificar ante el Congreso para obstaculizar su confirmación en el cargo.

Christine Blasey Ford, una profesora universitaria de psicología de 51 años, afirmó haber sido agredida por Kavanaugh y uno de sus amigos, en una fiesta en los suburbios de Washington a principios de la década de 1980.

La mujer hizo saber por medio de su abogado que estaba dispuesta a testificar ante el Comité Judicial del Senado sobre sus acusaciones.

Kavanaugh, cuya confirmación esta semana parecía asegurada antes de estallar el escándalo, negó los dichos de la mujer y dijo estar listo para "refutar" esas afirmaciones y defender su honor.

La acusación que pesa sobre este juez conservador de 53 años es crítica, en un contexto social de extrema sensibilidad con el tema de la violencia sexual contra mujeres desde el estallido del movimiento #Metoo, que en un año ha hecho caer a decenas de hombres del poder.

"Estoy listo para hablar con el Comité Judicial del Senado (...) para refutar estas acusaciones sobre hechos que datan de hace 36 años y defender mi integridad", señaló el magistrado en una breve declaración difundida por la Casa Blanca.

Al denunciar las acusaciones como "completamente falsas", el magistrado aseguró: "Nunca he hecho algo como lo que describe la acusadora, ni a ella ni a nadie más".

- "Deber cívico" -

Los demócratas quieren aprovechar el caso para bloquear el nombramiento de este juez, al que cuestionan su conservadurismo.

La llegada de Kavanaugh a la Corte Suprema colocaría a los jueces progresistas o moderados en minoría durante un periodo de muchos años en el tribunal, una jurisdicción que dirime cuestiones fundamentales de la sociedad estadounidense, como el derecho al aborto, a portar armas de fuego y los derechos de las minorías.

Esta previsto que el comité del Senado vote el jueves la confirmación de Kavanaugh, antes de la votación final del pleno que podría ser a finales de septiembre.

Los republicanos, que cuentan con una estrecha mayoría (51 contra 49 votos) en el Senado, tienen la última palabra sobre los candidatos designados por el presidente de Estados Unidos.

Para los demócratas la estrategia consiste en aplazar la votación hasta después de las elecciones legislativas de noviembre, a la espera de poder recuperar escaños en el Congreso.

En una entrevista, Christine Blasey Ford narró en detalle al Washington Post la noche en la que afirma haber sido víctima de una agresión sexual.

Kavanaugh, junto a un amigo, estaban "completamente borrachos" cuando la acorralaron en una habitación e intentaron mantenerla a la fuerza en una cama para tocarla e intentar desvestirla.

La mujer pudo librarse y huir, y esta semana, después de 36 años de silencio, decidió hablar.

"Considero ahora que mi deber cívico es más importante que la angustia y el terror a las represalias", dijo.

- "Debería ser escuchada" -

El presidente estadounidense, siempre con sus manos sobre su cuenta de Twitter, no ha reaccionado a este tema.

Su principal asesora y una de las personas más cercanas a Trump en la Casa Blanca, Kellyanne Conway, dijo que Ford debería ser escuchada.

"Esta mujer no debería ser insultada y no debería ser ignorada", dijo Conway a la cadena Fox News.

"Déjenme dejar esto muy claro: yo hablé con el presidente. Hablé con el senador (Lindsey) Graham y con otros, esta mujer debería ser escuchada", dijo la asesora, que también describió a Kavanaugh como un hombre "íntegro".

Estas acusaciones recuerdan la batalla que se produjo en 1991 tras la nominación republicana de Clarence Thomas, a quien su antigua colega Anita Hill acusó de acoso sexual.

El viernes, Hill, que sufrió los embates contra su reputación en la audiencia ante el congreso y en los medios conservadores, dijo que esperaba que un proceso más "justo" para Christine Blasey Ford.

"Yo viví lo que pasa cuando un proceso se vuelve en contra de la acusadora y nadie debería volver a vivir eso", señaló.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.