Saltar al contenido principal

Empresarios piden firmeza contra bloqueos de rutas en Costa Rica

Anuncios

San José (AFP)

Empresarios pidieron este martes al gobierno de Costa Rica actuar con firmeza ante los bloqueos de carreteras y daños a instalaciones públicas, a raíz de una huelga de trabajadores estatales iniciada hace más de una semana contra un proyecto oficial de reforma fiscal.

"Condenamos los extremos a los que ha llegado la huelga en cuanto a violencia y afectación a las personas", dijo en rueda de prensa Gonzalo Delgado, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras de la Empresa Privada (UCCAEP), que agrupa a los principales gremios empresariales.

El sector privado se pronunció un día después de que los sindicatos de trabajadores públicos aceptaran iniciar un diálogo con el gobierno, con mediación de la Iglesia católica, pero sin suspender la huelga iniciada el 10 de septiembre.

"Consideramos que debería ya declararse ilegal la huelga y se acuse a las personas que han delinquido bloqueando carreteras, agrediendo a personas, con la quema de camiones y saqueos de negocios", agregó Delgado.

La protesta ha provocado bloqueos de carreteras, y los cierres en plantas de distribución de combustibles y del puerto caribeño de Moín, punto principal para el comercio exterior del país.

Ante este escenario, Delgado hizo un llamado "fuerte y vehemente" al gobierno para que "realice las labores de mantener el orden y hacer respetar la ley, asegurar la libre circulación" en el país, para que los costarricenses puedan trabajar y ejercer sus derechos.

Javier Pacheco, representante de los empresarios turísticos, aseguró la huelga ha dejado a la provincia caribeña de Limón con un 75% de la capacidad hotelera desocupada, y agregó que la provincia noroccidental de Guanacaste se quedó sin visitantes y sin abastecimiento de combustibles por los bloqueos de carreteras.

"Los sindicatos no viven la afectación que sufrimos nosotros con el bloqueo de carreteras. Si no logramos llevar turistas a zonas remotas, a hoteles y restaurantes, lo que vamos a tener es desempleo. Ya tenemos lugares con 100% de cancelaciones", se quejó Pacheco.

Los sindicatos del sector público paralizaron labores para rechazar un proyecto de reforma fiscal en discusión en el congreso, que a su juicio recarga de nuevos impuestos a las clases media y baja.

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, aseguró que 80% de los impuestos previstos en la reforma se cobrarán al 20% de la población con mayores ingresos.

La reforma fue impulsada para contener un creciente déficit fiscal, que en 2017 alcanzó el 6,2% del producto interno bruto (PIB), y sin la reforma alcanzaría el 7,2% este año, según el Banco Central.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.