Francia - Salud

El tratamiento de urgencia de Macron para la salud francesa

El presidente galo, Emmanuel Macron, realiza un discurso sobre la reforma del sistema sanitario en el Palacio del Elíseo en París (Francia) el 18 de septiembre de 2018.
El presidente galo, Emmanuel Macron, realiza un discurso sobre la reforma del sistema sanitario en el Palacio del Elíseo en París (Francia) el 18 de septiembre de 2018. Etienne Laurent / Pool / EFE

El sistema de salud galo está enfermo pero de mala organización. Así lo cree el mandatario francés que hoy presentó un importante paquete de reformas para la atención sanitaria de aquí a 50 años.

Anuncios

En mayo pasado la opinión pública francesa siguió con asombro el caso de una joven de 22 años que falleció horas después de ser ignorada por una operadora de emergencias que decidió no tomar en serio su llamada de auxilio. El casó dejó en evidencia uno de varios males de los que sufre el antigüo sistema de salud francés.

“Nuestro sistema de salud no sufre de falta de financiamiento sino de una deficiencia de organización”, cree el presidente Emmanuel Macron, que continuando con sus reformas sociales, presentó este martes 18 de septiembre su plan para mejorar la salud.

El proyecto, “mi salud 2022” incluye varias medidas que buscan mejorar un sector donde las urgencias están saturadas, la psiquiatría en crisis y donde los estudiantes de medicina sufren.

La idea base es aumentar la oferta de cara a los próximos 50 años. Se trata de "una inversión de 3.400 millones de euros de aquí al 2022”, dijo Macron sobre esta reforma que debe ser uno de los pilares de lo que llama “Estado providencial del siglo XXI” y que ya defendió hace una semana al presentar su plan contra la pobreza.

No más filtros para los estudiantes de medicina

El plan Macron propone suprimir el famoso "numerus clausus”, un concurso que permite o no pasar a segundo año de medicina y que actúa como un poderoso filtro de alumnos y que el presidente considera “absurdo”. Esto implicaría, de aquí a dos años, eliminar el plan común de la carrera así como las cuotas de vacantes en medicina, farmacia, ortodoncia y matronas.

Además, la seguridad social verá aumentar su presupuesto en 2,5% el próximo año, es decir recibirá 400 millones de euros suplementarios que serán destinados a los sistemas de atención local, los hospitales, y la transformación digital de la salud pública así como la formación de los trabajadores del sector.

Una de las medidas más concretas es la creación de 4.000 puestos de asistentes médicos que debieran quitarle tareas administrativas a los médicos para que estos puedan aceptar nuevos pacientes o atender en el día sin cita previa. Macron ha dicho que "hará todo lo que sea necesario" para incitar a los médicos a trabajar en grupo o como parte de un equipo multidisciplinario. Pero nadie será obligado, dijo Macron, a hacer turnos los fines de semana o durante las noches.

Promover el fin de los "desiertos médicos"

Macron ha previsto también que desde el 2019, 400 puestos suplementarios de médicos generalistas sean enviados a las zonas prioritarias donde se producen los "desiertos médicos". La idea es que las urgencias sean solo para “situaciones de vida o muerte”, explicó el mandatario galo.

Además se va a crear un sello “hospital de cercanías”, para centros especializados en medicina general y geriátrica. En cambio los bloques operatorios y las maternidades serán integrados a los grandes hospitales. Desde el 2019 habrá también una inyección de recursos para el tratamiento de las enfermedades crónicas como la diabetes e insuficiencia renal.

El diputado del partido UDI, Philippe Vigier, portavoz de la comisión de salud, se dijo satisfecho con la supresión del concurso para pasar a asegundo año de la Escuela de Medicina pero cree que el plan Macron "tiene varias carencias y no aporta una respuesta a la altura de los dramas que viven las provincias con respecto al acceso a los tratamientos médicos”.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24