Saltar al contenido principal

Benalla niega haber sido guardaespaldas de Macron

Anuncios

París (AFP)

Alexandre Benalla, un excolaborador del palacio presidencial francés y que ha originado la peor crisis política sufrida por Emmanuel Macron desde su elección en 2017, negó este miércoles haber sido guardaespaldas del presidente ante una comisión del Senado, que busca respuestas sobre su papel en la protección del jefe del Estado.

"Nunca he sido guardaespaldas de Emmanuel Macron", declaró Benalla, de 27 años, a la comisión de investigación del Senado creada tras el estallido en julio del llamado "Benallagate".

El 18 de julio, el diario Le Monde revelaba que un joven barbudo, con un casco de policía que había sido filmado arremetiendo contra manifestantes el 1 de mayo en París, era un cercano colaborador del presidente Macron, que supuestamente debía asistir a las manifestaciones pero como simple observador en el seno de las fuerzas de seguridad.

Cuatro días días después Benalla fue encausado, junto a otro empleado del partido político presidencial, por "violencia en grupo"

Paralelamente, varias revelaciones plantearon interrogantes sobre su estatuto en el palacio presidencial del Elíseo, su rol ante el presidente y las ventajas de las que se habría beneficiado (permiso para portar armas, pasaportes diplomáticos, vivienda, etc).

Los senadores quieren determinar si el joven, que aparecía regularmente junto al presidente en sus desplazamientos, desempeñaba una función de protección personal de Macron.

Para los senadores, ello supondría una "disfunción" de los servicios del Estado, ya que esta sensible tarea le corresponde a unidades de élite de la policía y la gendarmería.

Esta protección "es responsabilidad de un servicio de Estado" afirmó el presidente de la comisión senatorial Philippe Bas (Los Republicanos, LR, oposicion de derecha) antes de la audiencia.

Benalla insistió en que no era "ni policía ni guardaespaldas del presidente" y afirmó haber sido "contratado con el estatuto de encargado de misión"

"Es decir, el nivel más bajo de lo que se encuentra en el gabinete del presidente de la República", explicó.

También dijo que el porte de armas del que se beneficiaba "no está vinculado a la seguridad del presidente" sino a su "propia seguridad personal".

"Me ha ocurrido llevar armas" en desplazamientos públicos y privados del presidente, admitió, y dijo que llegaba al Elíseo y salía del palacio presidencial con un "arma en la cintura".

- Separación de poderes -

Este interrogatorio del excolaborador de Macron ha generado una gran tensión entre el Senado y el ejecutivo.

La ministra de Justicia, Nicole Belloubet, ha defendido varias veces la separación de poderes, alegando que la comisión senatorial no debe invadir la instrucción judicial en curso.

La ministra también dijo que nadie "se engaña" sobre la "instrumentalización" política que la oposición pretende con el caso Benalla.

Según el semanario L'Obs, Emmanuel Macron habría llamado el martes al presidente del Senado Gérard Larcher (LR) para pedirle que garantice los equilibrios institucionales, al considerar en sustancia que la comisión senatorial sobre el caso Benalla afecta a esos equilibrios.

El presidente francés, en clara baja en los sondeos, inicia el año político en situación difícil, con un crecimiento económico más débil de los previsto, y con acusaciones de arrogancia debido a algunas de sus declaraciones sobre temas sociales.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.