El director del principal banco danés dimite por un caso de blanqueo

Anuncios

Copenhague (AFP)

El principal banco danés, Danske Bank, anunció este miércoles la dimisión de su director ejecutivo, implicado en un escándalo de blanqueo de dinero en Estonia.

"Es evidente que Danske Bank no estuvo a la altura de sus responsabilidades en el caso del posible lavado de dinero en Estonia", indicó el CEO, Thomas Borgen, en un comunicado justo antes de presentar los resultados de una investigación interna.

"Aunque la investigación realizada por auditores externos haya concluido que estuve a la altura de mis obligaciones legales, creo que es mejor para todas las partes que dimita", añadió Borgen.

Una auditora externa contratada por el banco examinó las cuentas de 15.000 clientes por valor de 1.500 millones de coronas (201 millones de euros) pero sin "ser (...) capaz de dar una estimación precisa de la cantidad de transacciones sospechosas hechas por los no residentes en Estonia durante el periodo", admitió la entidad en un comunicado.

Al mismo tiempo Danske Bank anunció que transferirá unos 1.500 millones de coronas danesas a una nueva fundación para "apoyar las iniciativas contra la criminalidad financiera internacional, incluido el blanqueo de dinero, tanto en Dinamarca como en Estonia".

Esa cantidad, que saldrá de los resultados del tercer trimestre de 2018, obligará al grupo a revisar a la baja sus previsiones para este año. Ahora espera que el beneficio neto sea de entre 16 y 17 mil millones de coronas, con respecto a los 18 o 20 mil millones anunciados con anterioridad.

Según la prensa, el blanqueo de capitales alcanzó los 150.000 millones de dólares (uno s129.000 millones de euros), procedentes de empresas vinculadas a Rusia y a la antigua Unión Soviética.

Los inversores reaccionaron a estos anuncios desde la apertura de la bolsa de Copenhague. A primera hora de la mañana, las acciones perdían un 4,43%, a 166,70 coronas, en un mercado al alza (+0,56%).

"No sabíamos nada sobre el alcance del problema del blanqueo. Esto significa que la incertidumbre puede durar. El miedo a graves multas sigue ahí", dijo Mikkel Emil Jensen de Sydbank.

En agosto, la fiscalía financiera danesa había anunciado la apertura de una investigación. Según informaciones del Wall Street Journal, Danske Bank, que no opera en Estados Unidos pero posee obligaciones en dólares, también está en el punto de mira de la fiscalía financiera estadounidense.

El banco danés no es la única institución financiera golpeada por las sospechas de blanqueo. Otros grandes bancos europeos como BNP Paribas y Deutsche Bank fueron condenados en este sentido.