Saltar al contenido principal
Caso Benalla

Alexandre Benalla: "nunca he sido guardaespaldas de Emmanuel Macron"

Alexandre Benalla, exjefe de seguridad del presidente de Francia, Emmanuel Macron, comparece el 19 de septiembre de 2018 ante una comisión de investigación del Senado en París (Francia) tras su polémico cese por haber golpeado a manifestantes haciéndose pasar por policía.
Alexandre Benalla, exjefe de seguridad del presidente de Francia, Emmanuel Macron, comparece el 19 de septiembre de 2018 ante una comisión de investigación del Senado en París (Francia) tras su polémico cese por haber golpeado a manifestantes haciéndose pasar por policía. Alain Jocard / AFP
4 min

El otrora encargado de seguridad del presidente francés respondió a la comisión de investigación del Senado. Un video que lo mostraba golpeando a manifestantes el 1 de mayo detonó una crisis política en Francia en julio pasado.

Anuncios

Alexandre Benalla se negó hasta este 19 de septiembre a presentarse ante la Comisión de investigación del Senado francés. Un grupo que buscaba comprender cuáles eran las tareas y el cargo desempeñado por este colaborador del Elíseo, que se ha mantenido en completo misterio.

Él es el personaje principal de un caso que sumió en una grave crisis al Gobierno Macron este verano. Crisis que le costó al presidente una baja importante en su popularidad y puso freno a su política de reformas.

Sin embargo, el exasesor de seguridad respondió este miércoles a las preguntas de dicha comisión. Lo hizo no sin antes disculparse por las palabras irrespetuosas que pronunció en días pasados contra los miembros de este grupo a quienes calificó de "pequeña cosa".

El 'carné H', que le daba acceso total a la Asamblea Nacional, un “capricho personal”

Benalla, de 27 años, quien es investigado por golpear a manifestantes durante las protestas del 1 de mayo en París, respondió sereno y sonriente. Explicó en detalle sus funciones en Presidencia y aseguró que "nunca he sido el guardaespaldas de Emmanuel Macron" ni durante la campaña ni en el Elíseo.

En esta audiencia, Alexandre Benalla también explicó que sí tenía un permiso para portar armas a pesar de que no tenía una función policial, al menos oficialmente. Explicó que era "para su seguridad personal y no para la del presidente de la República". No obstante, afirmó que en algunas ocasiones acompañó al presidente en sus desplazamientos estando armado.

Dijo también que requería de un arma por sus funciones en Presidencia y durante la campaña presidencial. Un cargo que lo exponía pues aparecía en los medios de comunicación y podría, según él, "ocurrirle algo”.

Cuestionado sobre el carné 'H' que le daba acceso total a la Asamblea Nacional, el encargado de misión afirmó que se trataba de un “capricho personal” para poder entrar al gimnasio y a la biblioteca del edificio. Según él, su petición, por el cargo que desempeñaba, era un proceso automático.

Informe desde París: exasesor de seguridad de Macron, ante el Senado

El Ejecutivo se mostró en contra de la audiencia

La audiencia de Alexandre Benalla debía bajar la tensión que generó todo este caso a nivel nacional y aclarar sus funciones en Presidencia. También quiso mostrarse como un funcionario sin mayores responsabilidades, un funcionario raso.

Pero algunos hechos recientes dejan en duda esa mínima importancia que él dice tener. Por un lado, el mismo Emmanuel Macron llamó por teléfono al presidente del Senado para hablar sobre esta audiencia. Los diputados de La República en Marcha (LREM), partido de centro derecha del presidente y mayoría en la Asamblea, se opusieron a esta audiencia y se rehusaron a estar presentes en el recinto.

Y la ministra de Justicia advirtió que la Comisión, podría estar allanando funciones que le competen al cuerpo judicial, encargado de la investigación en curso.

Por ahora las respuestas de Benalla no convencieron a los senadores presentes y a la salida de las dos horas de audiencia, muchos de ellos dijeron que dudaban de la veracidad de sus palabras.

Roselyne Febvre, jefa del departamento de política de France 24, hizo un análisis del caso. "¿Qué aprendemos? Que Alexandre Benalla era una especie de navaja suiza. Él se encargó de la organización de los movimientos nacionales, organización de eventos dentro del Elíseo, viajes privados del presidente y también la renovación de la flota del Elíseo (...) claramente, Benalla era el gato de todos los oficios. Un personal de mantenimiento que, por cierto, se entregó los privilegios del poder".

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.