Saltar al contenido principal

Los chiitas afganos en alerta por miedo a atentados durante la Ashura

Anuncios

Kabul (AFP)

Los chiitas, confesión minoritaria en Afganistán, temen atentados con motivo de la celebración el jueves del día sagrado de la Ashura y se plantean armarse para defenderse.

La Ashura, rito seguido por millones de fieles en el mundo, se celebra el día 10 de Muharram, el primer mes del calendario musulmán.

En Afganistán se ha convertido en un blanco para el grupo yihadista Estado Islámico (EI), compuesto por sunitas extremistas surgidos en Afganistán en 2014 y que considera herejes a los chiitas.

Después de los ataques mortíferos de 2016 y 2017, los chiitas afganos temen más matanzas.

La violencia se ha intensificado durante las últimas semanas, con más de 60 muertos en ataques suicidas a un club de lucha y un centro educativo en un barrio chiita de Kabul.

En agosto, unos suicidas vestidos con burqa (velo musulmán que tapa a las mujeres de pies a cabeza) mataron a por lo menos 35 personas haciéndose estallar en una mezquita chiita de la ciudad de Gardez, al sur de Kabul. El EI reivindicó el ataque.

"Tenemos miedo constantemente, noche y día", declaró el domingo a la AFP Ahmad Zia Ahmadi mientras supervisaba la reconstrucción del club de lucha de Maiwand, destruido por un doble atentado.

"Si el gobierno no garantiza nuestra seguridad entonces tendremos que hacerlo nosotros mismos y armarnos", afirma.

El gobierno afgano suele ser criticado por su incapacidad para proteger a la comunidad chiita, estimada en tres millones de personas en un país poblado sobre todo por sunitas

- Autodefensa -

El año pasado las autoridades contrataron a cientos de civiles para proteger los lugares religiosos chiitas en Kabul y en otras ciudades antes de la Ashura, reforzando así el número de efectivos de la policía.

La medida permitió reducir los ataques, afirmó a la AFP un responsable chiita, pero este año no está prevista.

Según esta fuente, cientos de armas repartidas en 2017 se volverán a usar para proteger las mezquitas, pero "no es suficiente".

El año pasado, "sólo nos dieron 1.250 armas que distribuimos en 14 provincias de población chiita", dijo bajo anonimato, pero algunas mezquitas "todavía no están armadas".

El portavoz del ministerio del Interior afgano, Najib Danish, declaró recientemente a la AFP que el gobierno cuenta con un plan de seguridad para Muharram y la Ashura, pero no quiso entrar en los detalles.

"Haremos cuanto podamos para garantizar la seguridad de nuestro pueblo en Kabul", dijo.

Los servicios de inteligencia afganos anunciaron el martes la detención de 26 presuntos miembros del EI que planeaban cometer ataques.

Muchos chiitas desconfían del gobierno y han decidido tomar cartas en el asunto.

"Nos atacaron en nuestras mezquitas, colegios, calles y gimnasios" y ahora "estamos pensando en armarnos", declaró a la AFP Ghulam Reza, un empleado del club de lucha.

- "¡Movilicémonos!" -

Las redes sociales se han hecho eco de los temores.

"No queda ningún lugar seguro para nosotros", afirma un internauta llamado Hossien. "Nuestros hijos, nuestros eruditos religiosos, nuestros luchadores y gente de todos los ámbitos sociales mueren a diario ¡Movilicémonos!"

Otro internauta opina que "ponerse delante de una mezquita para proteger a su pueblo es un medio de luchar contra el terrorismo. Cuando el gobierno no puede garantizar la seguridad, vosotros sois los que tenéis que proteger vuestras instituciones y valores".

En respuesta al deterioro de la seguridad en Kabul, el presidente afgano Ashraf Ghani anunció en septiembre su intención de dividir la ciudad en cuatro zonas de seguridad.

Y consideró que el oeste de la capital, poblado sobre todo por chiitas, necesita un dispositivo de seguridad semejante al de la "zona verde" (donde hay embajadas y organizaciones internacionales) pero que para ello se requiere "más reflexión y consultas".

Una lentitud que no sorprende a Ahmad Zia Ahmadi: "Sabemos que el enemigo volverá a atacarnos. No esperamos que el gobierno nos proteja porque no puede".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.