Saltar al contenido principal

May dice que corresponde a la UE modificar sus propuestas sobre el Brexit

Anuncios

Salzburgo (Austria) (AFP)

La primera ministra británica, Theresa May, indicó este miércoles que corresponde a sus socios europeos modificar sus propuestas sobre el Brexit, después que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, la urgiera a "retrabajar" sus planes sobre la cuestión de Irlanda y la futura relación.

"Si queremos llegar a una conclusión exitosa, al igual que Reino Unido ha modificado su posición, la UE también tendrá que modificar la suya", dijo May a los periodistas a su llegada a una cena de mandatarios europeos en la ciudad austríaca de Salzburgo.

Tanto Londres como Bruselas buscan evitar la reintroducción de una frontera clásica entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, para salvaguardar a su vez el acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998, pero aún no encontraron una solución válida para ambos.

Bruselas aboga por mantener a Irlanda del Norte en la unión aduanera y el mercado único europeo, a falta de una solución mejor. Esta propuesta conocida como "backstop" ("red de seguridad") figura en el acuerdo provisional de diciembre, pero Londres lo contesta ahora.

"Lo que no podemos aceptar es que Irlanda del Norte se separe del territorio aduanero del Reino Unido porque, independientemente de dónde estén los controles, eso significaría que sería un desafío a nuestra integridad constitucional y económica", agregó.

Los planes de Bruselas crearían de facto una frontera entre la provincia norirlandesa y el resto de Reino Unido. El negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, se mostró la víspera favorable a "mejorar" la propuesta de la UE, algo que May celebró este miércoles.

Para la primera ministra británica, su propuesta recogida en su plan conocido como Chequers para la futura relación con la UE de crear una zona de libre comercio de mercancías a ambos lados del Canal de la Mancha es la "propuesta correcta" para un "comercio sin fricciones".

"Es el único plan creíble y negociable sobre la mesa que no da lugar a una frontera 'dura' en Irlanda del Norte y también cumple con el voto del pueblo británico" a favor del Brexit, agregó la inquilina del número 10 de Downing Street, que descartó un segundo referéndum.

Sin embargo, su propuesta cruza una "línea roja" de los europeos: un mercado único europeo donde sus cuatros libertades de circulación de personas, bienes, servicios y capitales, son inseparables. El rechazo a la presencia de trabajadores europeos en Reino Unido fue, además, uno de los catalizadores del Brexit.

Las negociaciones del Brexit encaran su recta final, máxime cuando ambas partes buscan cerrar un acuerdo a fines de noviembre a más tardar para que tanto la Eurocámara y el Parlamento británico puedan ratificarlos antes de la salida de Reino Unido del bloque a finales de marzo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.