Miles de sirios desplazados por los combates vuelven a Idlib tras el acuerdo ruso-turco

Anuncios

Beirut (AFP)

Miles de sirios desplazados por los bombardeos en la provincia de Idlib y sus alrededores volvieron a sus localidades a raíz del anuncio el lunes de un acuerdo ruso-turco sobre el último gran bastión insurgente de Siria, indicó el miércoles una oenegé.

Desde hace varias semanas, el régimen sirio reunía refuerzos a las puertas de Idlib, región del noroeste fronteriza con Turquía, preparándose para una posible ofensiva.

Mientras, bombardeos esporádicos del régimen y los ataques de su aliado ruso mataron a decenas de civiles, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Más de 30.000 personas habían huido de sus localidades por la violencia concentrada en el sur de la provincia o el norte de la vecina región de Hama, según la ONU, para dirigirse más al norte, hacia la frontera turca.

Moscú y Ankara, aliado de los rebeldes, anunciaron el lunes la creación de una "zona desmilitarizada" en Idlib, alejando así la perspectiva de una ofensiva.

Desde este anuncio, "más de 7.000 desplazados volvieron a sus localidades y pueblos, en particular en el sureste de Idlib y el norte de Hama", indicó el miércoles el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Algunas de estas localidades se encuentran en la futura zona desmilitarizada, que servirá como zona de separación entre los territorios insurgentes de Idlib y las zonas gubernamentales de alrededor.

La vuelta de los desplazados comenzó incluso antes del anuncio del lunes, aprovechando la relativa calma reinante en la provincia, pero el ritmo se aceleró tras el acuerdo, precisó Abdel Rahman.

Unos tres millones de personas -la mitad de ellos desplazados- viven en la provincia de Idlib y en zonas insurgentes de las provincias vecinas de Hama, Alepo o Latakia, según la ONU.