Crisis Rohingya

La ONU denuncia la violencia contra la comunidad Rohingya

Marzuki Darusman (izq.) y Christopher Sidoti (der.) miembros de la Misión Internacional Independiente de Investigación sobre Myanmar. 18 de septiembre de 2018.
Marzuki Darusman (izq.) y Christopher Sidoti (der.) miembros de la Misión Internacional Independiente de Investigación sobre Myanmar. 18 de septiembre de 2018. Denis Balibouse / Reuters

La Misión Internacional Independiente de Investigación sobre Myanmar de la ONU calificó de genocidio el éxodo forzado de miles de miembros de la comunidad rohignya. A su vez, la CPI determinó abrir un examen preliminar sobre la situación.

Anuncios

Un ataque de algunos miembros de la comunidad Rohingya a un puesto de policía en Myanmar desencadenó uno de los éxodos más cruentos en 2017 en el sudeste asiático.

Las autoridades birmanas tomaron represalias contra la comunidad musulmana, y durante varios meses, el mundo fue testigo del desplazamiento de esta población que tuvo que salir de Myanmar hacia Bangladesh para encontrar refugio.

Según la ONU, cerca de 750.000 rohingyas fueron obligados a salir de sus tierras, además, 10.000 personas fueron asesinadas y 37.000 casas fueron destruidas.

Las autoridades birmanas deben ser acusadas por genocidio, según la ONU

En un informe de 432 páginas presentado el 18 de septiembre en Ginebra, Suiza, la Misión Internacional Independiente de Investigación sobre Myanmar de la ONU concluyó que lo sucedido con los rohingya debe ser considerado como un genocidio.

Los investigadores reiteraron que los principales líderes militares de Myanmar deben ser procesados ​​por crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio contra los rohingya.

"Hemos descubierto crímenes que conmocionan a la conciencia humana", dijo durante el foro en Ginebra, Marzuki Darusman, presidente de la Misión de la ONU.

Darusman aseguró que las operaciones de las autoridades birmanas contra los rohingya fueron desproporcionadas; hicieron uso de la fuerza y violaron los derechos humanos. El presidente de la Misión hizo hincapié en la brutalidad del Tatmadaw, como se denominan en Myanmar sus fuerzas armadas, que participaron en los hechos.

El reporte de la ONU identifica con nombres propios a los oficiales del ejército y pide que se les acuse de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra contra la minoría musulmana rohingya.

"Llegamos a la conclusión de que los actos del Tatmadaw y otras fuerzas de seguridad se dividen en cuatro de las cinco categorías de actos genocidas", afirmó Darusman.

LA CPI abre una investigación por la deportación obligada de rohingyas

La Corte Penal Internacional (CPI) inició un examen preliminar para tratar la crisis humanitaria de los rohingya.

"El examen preliminar puede tener en cuenta una serie de supuestos actos de coacción que han resultado en el desplazamiento forzado de los rohingya, incluida la privación de derechos básicos, homicidios, violencia sexual, desapariciones forzadas y actos de destrucción", dijo Fatou Bensouda, Fiscal de la CPI.

El examen preliminar que adelanta la Fiscalía de la CPI es el paso previo en los mecanismos de esta corte, antes de iniciar un caso formal.

La decisión de la Fiscal llega después de que la Corte aprobara a principios de septiembre que tiene competencia sobre los crímenes contra los rohingya pese a que Myanmar no es signatario del Estatuto de Roma, ya que Bangladesh, país donde se refugió la gran mayoría de esta población, sí lo es.

Con AFP, Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24