Saltar al contenido principal

A un año del Mundial, los All Blacks aparecen como favoritos a un tercer título seguido

Anuncios

París (AFP)

A un año del Mundial de rugby de Japón-2019 (20 de septiembre-2 de noviembre), Nueva Zelanda domina de forma clara este deporte y parte como favorito para lograr un tercer título consecutivo.

"Just give us the Word Cup now" ("Simplemente dadnos ya la Copa del Mundo"): The New Zealand Herald, diario más leído de Nueva Zelanda, no tuvo ningún reparo en lanzar esas frase el 26 de agosto, un día después de una nueva demostración de los All Blacks contra Australia en la segunda jornada del Rugby Championship (40-12).

¿Arrogancia? Sin duda en parte, como demuestra la ducha fría que le dio el sábado Sudáfrica, primera selección en imponerse como visitante a los All Blacks (36-34) desde hace nueve años.

Los ganadores de los dos últimos Mundiales no son invencibles, pero su balance desde su título en Inglaterra en 2015 los coloca delante del resto: han ganado 30 de sus 35 partidos (frente a cuatro derrotas y un empate), con una ventaja de 21 puntos de media.

Y ello pese a la marcha de algunos de sus mejores jugadores tras 2015 (Carter, McCaw, Nonu, Conrad Smith, Mealamu) y gracias a la continuidad en el equipo técnico (Steve Hansen ya era seleccionador en 2015 tras haber sido adjunto de Graham Henry en 2011).

Nueva Zelanda cuenta con una gran cantera de jugadores de calidad, preparados durante varios años antes de tomar el relevo de los retirados. Un ejemplo es el apertura Beauden Barrett, mejor jugador del mundo en 2016 y en 2017, después de que Dan Carter partiera atraído por un jugoso contrato en Francia.

¿Y si Barrett, justamente, fuera el talón de Aquiles de los neozelandeses? Genial como conductor del juego, no parece tan efectivo frente a los tres palos, como mostró con sus cuatro fallos de seis intentos el sábado. Una falta de fiabilidad que podría hacer la diferencia en un partido apretado dentro de un año.

- Buen comienzo de Ledesma -

La sorpresa de Wellington recompensa los esfuerzos de Johan "Rassie" Erasmus, que llegó al puesto de seleccionador sudafricano en marzo, sustituyendo a Allister Coetzee, centrando ligeramente su juego en su punto fuerte tradicional, el combate de los forwards.

Su homólogo australiano, Michael Cheika, pudo reconducir de forma espectacular a los Wallabies en un año, antes de la edición inglesa, para llevarlos a la final.

Pero después las cosas no han ido tan bien. La derrota del sábado frente a Argentina (19-23), hizo caer su porcentaje de victorias por debajo del 50% (25 en 51 partidos) y se ha unido a otros reveses contra Inglaterra, Escocia, Irlanda y Nueva Zelanda.

Un mes en el puesto y Mario Ledesma aparece ya como el salvador de los Pumas. Los argentinos ya han logrado su mejor Rugby Championship (2 triunfos) desde su integración en 2012. Inglaterra y Francia, rivales de los sudamericanos en fase de grupos, pueden preocuparse.

- Irlanda en plena confianza -

Además, los dos gigantes del Hemisferio Norte no están en su mejor momento. La Inglaterra de Eddie Jones, invencible en 2016, no lleva un buen 2018 (3 triunfos y 5 derrotas), terminando el Torneo de las Seis Naciones en la penúltima plaza.

En Francia, Jacques Brunel sustituyó a finales de 2017 a Guy Novès, cesado por falta de buenos resultados, pero el cambio no ha traído novedades (2 victorias y 6 derrotas).

Aunque el título mundial del equipo Sub-20, en junio, promete para la Copa del Mundo de 2023, que jugará como local, Francia no tiene por ahora un perfil de vencedor.

En el lado contrario está Irlanda, que acaba de vivir una sesión de ensueño. Un Grand Slam en el Torneo de las Seis Naciones realizado el día de Saint-Patrick gracias a una victoria en Inglaterra (24-15), una gira en Australia ganada por primera vez desde 1979, el Leinster en Copa de Europa y en la Liga Celta: el equipo de Jonathan Sexton está en plena confianza y puede sorprender a los gigantes del Hemisferio Sur.

Escocia y Gales también pasan un buen período, en particular el primero, con Greg Townsend al frente, que se aprovechó del trabajo de reestructuración iniciado por Vern Cotter, obteniendo victorias alentadoras contra Australia e Inglaterra.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.