Saltar al contenido principal

Violento desalojo perturba a la capital mexicana en aniversario de sismo

Anuncios

México (AFP)

Un violento desalojo en un céntrico barrio de la capital mexicana dejó este miércoles decenas de heridos y perturbó el ánimo de sus habitantes, justo en la fecha en que se conmemoran dos violentos y letales sismos que remecieron la ciudad en 1985 y el año pasado.

El desahucio ocurrió horas antes de que se realice un gigantesco simulacro de sismo en la ciudad cuyos habitantes aún resienten el impacto material y emocional del terremoto de 2017, que dejó 369 muertos y centenares de edificios dañados.

"Fuimos golpeados, los policías sacaron las pistolas enfrente de los niños (...) Me asusté, agarré a mi hijo. Y empezaron a golpearnos con palos, escobas, piedras, machete", dijo Margarita Margarito, una vendedora de dulces de 30 años que vivía en el predio desocupado en el céntrico y tradicional barrio Juárez.

Margarito, que al igual que muchos de sus vecinos pertenece a la etnia indígena otomí, dijo que fueron sorprendidos por el desalojo y que los policías no les mostraron ninguna orden oficial.

"Solo llegaron y nos golpearon a todos, niños, mujeres, mayores", dijo la mujer con un prominente golpe en la frente, al tiempo que denunció la presencia de civiles que ingresaron y les robaron dinero y otras pertenencias.

Margarito explicó que el espacio de donde fueron expulsados y donde instalaron un campamento es ocupado desde hace más de 20 años por el grupo indígena.

El lugar se ubica alrededor de un edificio que resultó dañado por el terremoto del año pasado y que los habitantes estaban en proceso de invadir, según vecinos del área.

La secretaría de seguridad de la Ciudad de México informó que el enfrentamiento estalló debido a la resistencia de los habitantes a dejar el predio, en cumplimiento de un mandato judicial. "Son alrededor de 100 familias", precisó una fuente de la secretaría.

Un centenar de policías antimotines fueron desplegados en la zona e impedían el paso al edificio y al campamento adyacente, al que los habitantes desalojados querían entrar para recuperar sus cosas.

En las calles aledañas estaban las pocas pertenencias que la gente pudo salvar: cobijas, sillas, una lavadora vieja, una bicicleta de tamalero, tanques de gas y un cuadro de la Virgen de Guadalupe.

Durante la trifulca, donde se usaron piedras y hasta bombas incendiarias, resultaron heridos menores de edad, policías y un fotoperiodista de la AFP. Algunos recibieron atención médica en las calles y los más graves fueron retirados en ambulancias.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.