Crisis de migrantes

Pésimas condiciones humanitarias en el principal campo de refugiados europeo

Una niña migrante observa un campamento improvisado junto al campamento de Moria para refugiados y migrantes en la isla de Lesbos, Grecia, el 17 de septiembre de 2018.
Una niña migrante observa un campamento improvisado junto al campamento de Moria para refugiados y migrantes en la isla de Lesbos, Grecia, el 17 de septiembre de 2018. Giorgos Moutafis / Reuters

Cientos de refugiados varados en la isla de Lesbos viven sin agua, sin electricidad y en medio de la basura. El Gobierno griego ha dicho que trasladará 2.000 personas del sobrepoblado campo de refugiados.

Anuncios

Huyen de la guerra o la pobreza para vivir en medio de la basura. Y en un campo de refugiados operado por un gobierno europeo: el de Grecia en la isla de Lesbos. Un lugar que tiene tres veces más su capacidad con cerca de 9.000 migrantes y refugiados.

Cuando estalló la crisis por el flujo de personas que llega a través del Egeo a las costas griegas, el gobierno acomodó una antigua cárcel, la de Moria, para recibirlos. Y hoy las condiciones son infrahumanas. Cientos de personas que no caben en el atestado lugar viven en carpas en medio de los bosques aledaños, entre pilas de basura, sin seguridad, sin electricidad.

Ali, que huyó de la guerra en Afganistán, dijo a Reuters que lo peor son las noches. “Mis hijos no pueden ir al baño porque todo está oscuro aquí en el bosque y ellos no van a ir solos.”

La imagen no puede ser peor. Niños con la ropa sucia juegan en medio de pilas de basura, las madres lavan su ropa con agua sucia en baldes y un olor pútrido emana de un caño que sale de la que fue una vez una cárcel, hoy centro de detención de refugiados de Moria.

Un padre afgano de tres niños dice que la falta de baños es lo más difícil. “debemos hacer fila por 30 minutos o una hora para poder usarlos.”

En el lugar hay migrantes que huyen de la pobreza y la desigualdad de los países del África subsahariana y Asia, o refugiados que huyen de las guerras en los países árabes.

La organización de Médicos Sin Fronteras (MSF) afirmó haber sido testigo de muchos casos de adolescentes que intentan suicidarse cada semana.

La sobrepoblación, las deterioradas condiciones sanitarias y el abandono causan constantes actos de violencia de personas desesperadas. La organización de Médicos Sin Fronteras (MSF) afirmó haber sido testigo de muchos casos de adolescentes que intentan suicidarse cada semana.

El gobernador local amenazó con cerrar el centro si dentro de 30 días, las autoridades a cargo no controlan la enorme cantidad de desperdicios.  Decenas de organismos de derechos humanos urgieron a Grecia a tomar acción para hacer digna la vida de los migrantes en Moria.

El pasado agosto, la agencia de Refugiados de las Naciones Unidas –ACNUR- le pidió a Grecia acelerar la transferencia de los refugiados a quienes se les acepte su solicitud, según el organismo las condiciones en Moria habían alcanzado un punto de “ebullición.”

La respuesta de Grecia es que trasladará 2.000 peticionarios de asilo de Lesbos al interior de Europa a final de mes. En verano 3,000 personas fueron trasladadas. Pero el flujo de migrantes, que huye de las hambrunas, la guerra, la persecución o la desigualdad no cesa. El último informe del ACNUR dice que el 2017 batió record de migrantes en el mundo, más de 25 millones de personas buscaron protección internacional.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24