La UE y Reino Unido, "conscientes" de necesidad de acercar posiciones en Brexit

Anuncios

Salzburgo (Austria) (AFP)

El canciller austríaco, Sebastian Kurz, aseguró este jueves que Reino Unido y sus 27 socios europeos son "conscientes" que deben acercar posiciones para lograr un acuerdo sobre el Brexit, en cuyas negociaciones las diferencias persisten sobre Irlanda y la futura relación comercial.

"Las posiciones siguen siendo muy diferentes pero más allá de las duras declaraciones públicas en los medios de comunicación (...) ambas partes son conscientes de que sólo se puede encontrar una solución si se acercan el uno al otro", dijo Kurz, que ejerce la presidencia pro témpore de la UE.

El jefe del gobierno austríaco hizo estas declaraciones a su llegada a una cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la UE en Salzburgo (Austria), después de una cena la víspera en la que la primera ministra británica, Theresa May, les urgió a ser flexibles en la negociación.

A su llegada a la cena, la dirigente británica y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se pasaron la pelota del desbloqueo de la negociación del Brexit, instándose mutuamente a modificar sus posiciones respecto a la cuestión de la frontera entre Irlanda y la británica Irlanda del Norte.

Tanto Londres como Bruselas buscan evitar la reintroducción de una frontera clásica entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, para salvaguardar a su vez el acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998, pero aún no encontraron una solución válida para ambos.

Bruselas aboga por mantener a Irlanda del Norte en la unión aduanera y el mercado único europeo, a falta de una solución mejor. Esta propuesta conocida como "backstop" ("red de seguridad") figura en el acuerdo provisional de diciembre, pero Londres lo contesta ahora.

Durante la cena en la ciudad natal de Mozart, May reiteró a sus socios que esta solución atentaría contra la integridad de Reino Unido, creando una frontera aduanera de facto entre la provincia noirlandesa y el resto del país, según una fuente de su oficina.

Para lograr un "comercio sin fricciones" y evitar una frontera clásica en la isla de Irlanda, la mandataria británica defiende la creación de una zona de libre comercio para mercancías a ambos lados del Canal de la Mancha, algo rechazado por los europeos ya que rompe el principio del mercado único europeo.

Los 27 socios europeos de Londres deben debatir este jueves durante un almuerzo sin May sus posiciones para los próximos meses de negociación, que buscan finalizar para noviembre, cuando convocaron una cumbre extraordinaria para lograr un acuerdo de divorcio con Reino Unido antes de su marcha prevista a finales de marzo.