El reino de eSuatini vota, pero el monarca conserva el poder absoluto

Mbabane (eSwatini) (AFP)

Anuncios

Medio millón de ciudadanos de eSuatini, pequeño reino de Africa austral que hasta mediados de este año se llamó Suazilandia, votaban este viernes en unas elecciones legislativas criticadas por la oposición como una "farsa", pero vistas por sus partidarios como una mezcla "única" de política y tradición.

En este país, que es una de las últimas monarquías absolutas del mundo, los partidos políticos tienen prohibido competir en las elecciones, en las que los suazis elegirán entre 59 candidatos individuales, en su gran mayoría leales al rey Mswati III.

El monarca absoluto tiene control total sobre el gobierno, el parlamento, el poder judicial y las fuerzas del orden.

También tiene el poder de vetar leyes, nombrar al primer ministro y a su gabinete y, constitucionalmente, se encuentra por encima de la ley.

"El parlamento puede hablar todo lo que quiera, pero al final del día sabe que existe un solo jefe", declaró a la AFP un votante que pidió conservar su anonimato.

Para otra electora, Zodwa Mabuza, "los problemas son las oportunidades de empleo, mejores carreteras y más ayuda alimenticia para los ancianos".

Según la oposición, las elecciones "no son más que una cortina de humo".

"Los partidos políticos no pueden participar en las elecciones. Además, se censura a los medios y hay una falta de libertad para reunirse en público. El dominio absoluto de la monarquía es omnipresente", declaró el partido comunista en un comunicado.

Las autoridades electorales defienden este sistema y dicen que permite crear un vínculo directo entre el ciudadano y su representante.

"Las elecciones en eSuatini son únicas", dijo Pholile Dlamini, vicepresidenta de la comisión electoral. "Los representantes son elegidos por su mérito individual y no por su afiliación política".

"Este sistema es perfecto para eSuatini, un país moderno que ha elegido preservar su rica cultura y sus tradiciones", agregó.

- Reprimidos por 'el más sabio' -

"Las elecciones son una farsa, por supuesto", dijo Bheki Makhubu, editor de la revista mensual The Nation, quien estuvo preso durante 15 meses por investigar los abusos del poder judicial.

"El rey tiene autoridad ejecutiva sobre todas las cosas, ya que se presume que es el más sabio de todos nosotros", continuó.

El miércoles, la policía dispersó con cañones de agua cientos de personas que marchaban en Manzini -la ciudad más poblada-, en protesta contra las condiciones de vida y la corrupción de la monarquía.

Este viernes, la ONG Amnistía Internacional pidió al próximo gobierno de eSuatini "poner fin a las violaciones de derechos humanos que enturbian el país desde hace cuatro décadas".

La fortuna personal del monarca se estima en alrededor de 50 millones de dólares, mientras que dos tercios de los habitantes de este pequeño reino montañoso situado entre Sudáfrica y Mozambique viven por debajo de la línea de pobreza.

Aficionado de los automóviles de lujo y de las fiestas decadentes, Mswati III se ha casado una quincena de veces y tiene mas de 25 hijos.

La gran mayoría de sus parejas han sido muy jóvenes, y algunas de entre ellas fueron elegidas durante "La Fiesta de las Cañas", en la cual jóvenes vírgenes bailan, con los senos al descubierto, en honor al soberano.

Para las elecciones de este viernes, centros de votación abrieron en escuelas y centros comunitarios a lo largo del país. Los primeros resultados se esperan el sábado.