Saltar al contenido principal

Theresa May pide a la UE "respeto" y propuestas para desbloquear el brexit

La primera ministra del Reino Unido presentó un balance de la reunión de Salzburgo el 21 de septiembre y exigió respeto a los representantes de la UE.
La primera ministra del Reino Unido presentó un balance de la reunión de Salzburgo el 21 de septiembre y exigió respeto a los representantes de la UE. Jack Taylor / Reuters

La premier británica calificó como un "impase" el distanciamiento surgido luego de la reunión de Salzburgo, donde los líderes de la UE rechazaron su plan. May instó al bloque a presentar contrapropuestas.

Anuncios

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, exigió mayor respeto de los representantes de la Unión Europea (UE) hacia su país, luego de que sus líderes rechazaran las propuestas presentadas en la búsqueda de un acuerdo posterior a la salida del Reino Unido del bloque europeo en marzo del año 2019.

"A lo largo de este proceso he tratado a la UE con nada más que respeto", dijo el viernes 21 de septiembre. "El Reino Unido espera lo mismo. Una buena relación al final de este proceso depende de eso", agregó May desde su residencia en donde ofreció un balance de la cumbre informal de líderes comunitarios realizada en Salzburgo, Austria.

May había calificado como un "impase" la situación vivida en Austria y “que se resolverá”, luego de que el Consejero Europeo, Donald Tusk y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, rechazaron la propuesta británica en torno al brexit.

"En esta etapa de las negociaciones no es aceptable simplemente rechazar las propuestas de la otra parte sin una explicación detallada y contrapropuestas", exigió May.

Las declaraciones se producen luego de que medios británicos como 'The Guardian' o 'The Times of London', publicaran que May fue humillada durante su participación en la cumbre austriaca. No obstante, el periódico 'The Sun', el cual es probrexit, hizo señalamientos en contra de Tusk y Macron a quienes acusó de querer emboscar a May.

La máxima representante del Gobierno británico se defendió al señalar que “estamos en un callejón sin salida (…) la UE debe presentar cuáles son los problemas reales y cuál es su alternativa".

May prefiere retirarse de la UE sin un acuerdo pero...

A pesar del tiempo que llevan adelante las conversaciones, lograr un acuerdo en los seis meses que restan para que se produzca la salida del Reino Unido de la Unión Europea no parece algo sencillo.

May ha manifestado en reiteradas oportunidades que prefiere retirarse de la UE sin un acuerdo (algo que sería muy negativo para su país de acuerdo con los economistas), antes que hacerlo con “un mal acuerdo”. La premier británica busca con su posición mantener la integridad del Reino Unido.

Otro punto dentro de la propuesta, y que han mantenido los negociadores del Reino Unido, tiene que ver con evitar cualquier tipo de controles aduaneros entre Irlanda del Norte y el resto del reino británico.

La propuesta del Reino Unido se centra en establecer una zona de libre comercio para mercancías a ambos lados del Canal de la Mancha, respaldado por un reglamento común y un nuevo acuerdo aduanero facilitado.

Lo anterior no es aceptado por la UE ya que a su juicio rompería con la unidad de las cuatro libertades comunitarias de circulación de bienes, capitales, servicios y personas.

Las propuestas europeas que rechaza Reino Unido

Durante la cumbre informal de líderes comunitarios, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo y Emmanuel Macron, presidente de Francia, se pronunciaron en contra del plan Chequers (como se denomina la propuesta británica) por considerar que no funcionaría.

"El marco propuesto para la cooperación económica no funcionaría porque amenaza con socavar el mercado común", declaró Tusk respecto al tema.

Por su parte, el presidente francés, consideró que la propuesta de la primera ministra británica no es aceptable a pesar de reconocer que la propuesta Chequers tiene avances en materias de seguridad.

“No son aceptables, no respetan la integridad del mercado único (…) El bloque europeo nunca aceptará un pacto que les dañe”, refirió el jefe de Estado francés.

Bruselas plantea una primera propuesta que establece que el Reino Unido siga formando parte del mercado común, tal como ocurre con Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza, que están en el mismo, pero no son parte de la UE y están obligados a acatar las decisiones del Consejo Europeo.

Esta vía no es aceptada por el Gobierno británico al considerar que va en contra de los sentimientos expresados en el referendo del año 2016.

La otra propuesta se centra en un acuerdo de libre comercio básico, que para el Reino Unido no resolvería la situación con la frontera irlandesa.

El impase ocurrido en la reunión de Salzburgo, puso en duda el encuentro que sostendrían los representantes de la UE y el Reino Unido en noviembre para alcanzar un acuerdo.

"Si creemos que podemos finalizar y formalizar nuestro acuerdo en noviembre, convocaré a esta reunión extraordinaria, pero no como una emergencia sino como un remate de negociaciones efectivas antes de octubre y durante nuestra reunión del Consejo de octubre en la UE”, pronunció Tusk.

Con EFE, Reuters y AFP

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.