Historias que alimentaron la leyenda de la Ryder Cup

París (AFP)

Anuncios

Nacida en 1927, la Ryder Cup, la mayor competición del mundo del golf que reúne cada dos años a los mejores golfistas norteamericanos y europeos, tiene muchas historias que han dado forma a su leyenda.

Estos son cinco momentos clave de la historia de este torneo.

- 1927, Samuel Ryder, el 'padrino'

Samuel Ryder, un rico comerciante de maíz en Londres y apasionado del golf, fue el que tuvo la idea. Aconsejado por su profesor, el campeón de la época Abe Mitchell, acepta apadrinar una prueba original que permita enfrentarse a los mejores golfistas ingleses y estadounidenses, que entonces se veían las caras regularmente pero sin competir de manera estructurada. La idea de crear una competición basada en el duelo 'match-play' (en el que se juega hoyo a hoyo y no por número de golpes) y de formar equipos revolucionó el golf. Samuel Ryder encarga una copa especial en oro de 14 quilates para la ocasión. La primera edición se celebró en junio de 1927 en el Worcester Country Club, en Massachusetts, y en ella se impusieron claramente los estadounidenses. Se acababan de poner los cimientos de una prueba mítica que se celebraría cada dos años y de manera alterna en ambos países.

- 1969, el gesto de Nicklaus

Un gesto, sin duda el más bello y conocido de la historia de la Ryder Cup. En 1969, el torneo se disputa en Inglaterra, en el campo del Royal Birkdale. Estados Unidos sólo ha dejado escapar la victoria en tres ocasiones desde la creación de la prueba. Pero el marcador en esa edición es muy parejo, la tensión muy alta y ambos equipos llegan empatados antes de último duelo entre Jack Nicklaus y el británico Tiny Jacklin. En el green del último hoyo, Nicklaus firma el par y debe dejar patear a su rival, que si falla certifica la derrota de su equipo. Pero Nicklaus, en un gesto considerado como grandioso, coge la bola y no deja golpear a Jacklin, ofreciéndole así el empate. Por primera vez Inglaterra y Estados Unidos acaban en empate. Un gesto loable, es cierto, pero el reglamento estipula que en caso de igualdad, el equipo que defiende la corona retiene el título, es decir, la copa regresó a Estados Unidos.

- 1985, Ballesteros, el pionero

En 1979, los mejores jugadores europeos fueron autorizados a reforzar el equipo inglés con el fin de relanzar una prueba que desde su origen está dominada claramente por los norteamericanos. El destino del torneo comenzó a cambiar a favor de los europeos en 1985 gracias al impulso del español Severiano Ballesteros. En el campo inglés de Belfry, los europeos, liderados por el santanderino, derrotan a Estados Unidos. Dos años más tarde, en Ohio, Europa (que cuenta con legendarios jugadores como Ian Woosnam, José María Olazábal o Nick Faldo, además de Ballesteros) firma una segunda victoria histórica, ya que por primera vez se impone en territorio rival. El torneo se vuelve más parejo y emocionante.

- 1999, Brookline, Bush en superestrella

Los estadounidenses tienen hambre de venganza. Vienen de perder la edición de 1997 en Valderrama, en España, donde el torneo se disputa por primera vez fuera de territorio británico o norteamericano. En las dos primeras jornadas se confirma que Europa será difícil de batir. Los estadounidenses, en casa, en el campo de Brookline, en el estado de Massachusetts, están claramente por detrás en el marcador antes del último día. Pero el capitán estadounidense, Ben Crenshaw, se saca un conejo de la chistera y pide a George W.Bush que motive a sus hombres. El que aún no es presidente tira de patriotismo y lee a los jugadores una carta escrita por un soldado que participó en el asedio a Fort Alamo. "Terminé con la fórmula '¡victoria o muerte!'. explicó después Bush. Los estadounidenses se presentan sobrexcitados el domingo y se recuperan en el marcador. En el partido decisivo entre Olazábal y Justin Leonard la tensión llega a su punto álgido. El ambiente es tan tenso que cuando el estadounidense emboca su putt de 12 metros, los otros jugadores del Team USA invaden el green para celebrarlo, pero destruyen el césped y la línea de pateo del español... que después, aún estupefacto, fallará su golpe. Un error que desencadenará una celebración enloquecida por parte de los aficionados.

- 2012, el milagro de Medinah

En el campo de Medinah, en Estados Unidos, se vivió en 2012 una de las mayores remontadas de la historia del deporte. Al iniciarse la última jornada, la suerte parece echada, ya que Estados Unidos domina por 10-6 y vista la calidad del equipo norteamericano, Europa no parece tener ninguna oportunidad de vencer... salvo que lo imposible ocurrirá. El domingo se convierte en una pesadilla para los locales, que pierden casi todos los individuales (sólo Dustin Johnson, Zach Johnson y Jason Dufner ganarán sus duelos). El golpe de gracia lo dará el alemán Martin Kaymer frente a Steve Stricker, al embocar un putt de 3 metros para dar el punto decisivo. Delirio en los europeos y cara compungida en los estadounidenses, para quien Medinah sigue siendo su peor derrota en toda la historia de la Ryder. Olazábal dedicará el triunfo a Ballesteros, fallecido un año y medio antes.