Saltar al contenido principal

Colombia: clausurado un museo ilegal sobre la vida de Pablo Escobar

La policía cierra una casa del hermano del difunto narcotraficante colombiano Pablo Escobar, Roberto Escobar, alias El Osito, en la que se había instalado un museo dedicado al fallecido capo de la mafia.
La policía cierra una casa del hermano del difunto narcotraficante colombiano Pablo Escobar, Roberto Escobar, alias El Osito, en la que se había instalado un museo dedicado al fallecido capo de la mafia. Alcaldía de Medellín / AFP

Algunos turistas alcanzaron a pagar por visitar un museo ilegal dedicado a la vida de Pablo Escobar. Las autoridades cerraron el lugar por no contar con la documentación necesaria y criticaron la iniciativa por hacer apología al narcotráfico.

Anuncios

En Medellín, la segunda ciudad más importante de Colombia, lugar de nacimiento del fallecido capo del negocio de la cocaína, hay empresas que ofrecen paquetes turísticos para conocer de cerca los detalles de la vida del narcotraficante. Lo hacen sin la autorización de la Secretaría de Turismo, por lo que la Alcaldía está empezando a ejercer control sobre estos establecimientos y sus actividades.

En la tarde del viernes 21 de septiembre, la policía de turismo de Medellín clausuró un museo dedicado a Pablo Escobar en la exclusiva zona de Las Palmas. Según las autoridades, el establecimiento no contaba con las autorizaciones turísticas y comerciales para su funcionamiento. El administrador del local era Roberto Escobar, alias “El Osito”, y una de las personas que fue más cercana al narcotraficante.

Para Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín, este tipo de turismo no es bien recibido: “Yo quisiera que la gente cuando venga a nuestra ciudad, y cuando venga a nuestro país, no venga a hacerle apología al delito”, apuntó Gutiérrez en una rueda de prensa.

El museo ilegal estaba cobrando 30 dólares por la entrada y 35 por un tour completo, que incluía visitas a lugares como el Edificio Mónaco, donde residió Escobar, o el cementerio Montesacro, donde está enterrado.

Gutiérrez enfatizó en la necesidad de rechazar los “narcotours”, como se conocen en la ciudad a estos paquetes turísticos. Para el alcalde, ese tipo de turismo resulta problemático para Medellín: “viene de una de las personas que estuvo ahí, más vinculada a los fenómenos más sangrientos que ha tenido nuestro país”.
El pasado 19 de septiembre, la oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito reportó, entre otras cifras, que la producción de cocaína había aumentado en un 31% en 2017.

En abril, Néstor Humberto Martínez, Fiscal General de la Nación, denunció que entre enero y abril de 2018 los homicidios habían aumentado en un 7,2% con respecto al mismo periodo en el año anterior y apuntó que la mayoría de estos crímenes ocurrieron en zonas de cultivos de drogas.

A pesar de este panorama, el ícono de Pablo Escobar sigue estando muy presente dentro y fuera de Medellín.

Con AFP.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.