Irán privilegia la pista separatista árabe en el atentado contra el desfile militar

Anuncios

Teherán (AFP)

El gobierno iraní privilegiaba este domingo la pista separatista árabe detrás de un atentado que dejó 29 muertos en un desfile militar el sábado en Ahvaz, al suroeste de Irán, y acusó a un "pequeño" Estado del Golfo de estar detrás de este acto "terrorista".

La República Islámica reprochó igualmente a tres países europeos, Dinamarca, Reino Unido y Holanda, de albergar a miembros del "Frente Popular y Democrático de los Árabes de Ahvaz", grupo separatista al que Teherán señaló como autor de este ataque durante un desfile militar.

Según un balance oficial, 29 personas murieron en Ahvaz, capital de la provincia de Juzestán, a manos de un comando de cuatro hombres el sábado por la mañana, quienes dispararon contra la multitud que asistía a este desfile en ocasión de la Jornada Nacional de las Fuerzas Armadas, que conmemora cada año el inicio por Bagdad de la guerra Irán-Irak (1980-1988).

La mayoría de los habitantes de Juzestán son árabes.

Todos los diarios iraníes destacaban en sus portadas este domingo el drama de Ahvaz, con la publicación de fotos de soldados que cargaban con niños muertos por los disparos del comando, cuyos cuatro miembros fueron abatidos. Varios titulares insistieron en la "unidad" de la nación iraní ante este ataque.

"No tenemos ninguna duda sobre la identidad de aquellos que hicieron esto", dijo el presidente iraní Hasan Rohani, antes de partir a Nueva York, donde participará en la Asamblea General de Naciones Unidas.

"Cuando [el dictador iraquí] Sadam [Husein] estaba vivo, ellos eran sus mercenarios", denunció Rohani, en una alusión al grupo separatista árabe incriminado.

"Después, cambiaron de amo y uno de los países del sur del Golfo Pérsico" se encargó de apoyarlos, continuó sin dar nombres.

- "Países mercenarios" -

"Todos estos pequeños países mercenarios que vemos en la región están apoyados por Estados Unidos. Son alentados por los estadounidenses", abundó Rohani.

Abas Araghchi, viceministro de Relaciones Exteriores iraní, anunció en su cuenta en Instagram que el encargado de asuntos de Emiratos Árabes Unidos en Teherán iba a ser convocado el domingo debido a las declaraciones de "responsables de este país" sobre este ataque.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado de Ahvaz, pero las autoridades iraníes no lo tomaron en serio.

El ministerio de Exteriores iraní anunció el sábado que convocó a tres diplomáticos europeos, representantes de Dinamarca, Reino Unido y Holanda en Teherán. Éste les informó de las "fuertes protestas de Irán contra el hecho de que sus respectivos países alberguen a algunos miembros del grupo terrorista que perpetró el ataque" de Ahvaz.

El sábado, una cadena de TV satelital, Iran International, difundió una reivindicación en nombre del "Frente Popular y Democrático de los Árabes de Ahvaz".

En un comunicado publicado en su web, este grupo negó cualquier implicación, y acusó a las autoridades de Teherán de haber ordenado el ataque para desviar la atención del apoyo que dan "a milicias en la región".

La República Islámica, ignorando este desmentido, levantó el tono ante Reino Unido. Exteriores insistió ante el encargado de los asuntos británicos que era "inaceptable que el portavoz [de este grupo separatista] sea autorizado a reivindicar este acto terrorista en una televisión con sede en Londres".

- "Conspiración estadounidense" -

El sábado, Rusia, Turquía, Siria y Francia condenaron el atentado.

El guía supremo iraní, ayatolá Ali Jamenei, vio en el atentado "una continuación de la conspiración de los gobiernos de la región a sueldo de Estados Unidos".

Otros responsables iraníes acusaron a Arabia Saudita y a "dos Estados [árabes] del Golfo" de haber armado o financiado al comando.

Arabia Saudita, aliado de Estados Unidos, es el gran rival regional de Irán. Los dos países se oponen a varios asuntos en Oriente Medio, sobre todo respecto a los conflictos en Siria y Yemen.

Teherán y Riad rompieron sus relaciones diplomáticas en enero de 2016.

Irán mantiene también tensas relaciones con Emiratos Árabes Unidos, al que acusa de participar en la coalición militar bajo mando saudita, que combate en Yemen contra los rebeldes hutíes chiitas. Teherán dice apoyar políticamente esta rebelión pero no así militarmente.