Saltar al contenido principal

Macron, menos popular que Sarkozy a la misma época

El presidente Macron.
El presidente Macron. RFI

Con un escaso 29% de personas satisfechas con su gestión, el presidente francés, Emmanuel Macron registra su popularidad más baja desde que llegó al poder en mayo de 2017.

Anuncios

El presidente Macron registró una nueva caída de cinco puntos de su popularidad, pasando de 34% de satisfechos en agosto a 29% en septiembre, su nivel más bajo desde el comienzo del quinquenio, según una encuesta Ifop publicada el domingo 23 de septiembre en el Journal du Dimanche.

De acuerdo con este sondeo, un 70% de los franceses se manifiestan “insatisfechos” con la gestión del jefe de Estado en septiembre, contra 66% en agosto (+ 4 puntos). Macron obtuvo los mejores resultados a comienzos de su mandato en mayo y junio del año pasado con 62% y 64% respectivamente de “satisfechos”.

Comparado con sus dos predecesores, Macron tiene un mejor desempeño que François Hollande al cabo del mismo lapso en el poder (23% de “satisfechos”) pero menos que Nicolas Sarkozy (37%).

El primer ministro Edouard Philippe pierde por su parte seis puntos, con 34% de “satisfechos” en septiembre contra 40% en agosto (5% no se pronuncian). Un 61% de las personas interrogadas se dicen “insatisfechas” con Philippe en septiembre, contra 58% en agosto (+ 3 puntos). Philippe al igual que Macron registra su nivel más bajo desde el comienzo del quinquenio.

En la última semana, Macron ha tenido que soportar el interrogatorio a Alexandre Benalla, un excolaborador del palacio presidencial francés y que ha originado la peor crisis política sufrida desde su elección en 2017. Benalla, entre otras cosas, negó haber sido guardaespaldas del presidente ante una comisión del Senado, que busca respuestas sobre su papel en la protección del jefe del Estado.

A esto se agrega unos días antes el anuncio de que perderá un nuevo peso pesado el ministro del Interior, Gérard Collomb, estrecho aliado, especie de padrino político. Si bien esto será el próximo año, Collomb lo anunció a comienzos de la semana explicando que dejará su puesto para aspirar a la alcaldía de la ciudad de Lyon, puesto que ya ocupó.

Pese a ser considerado un fiel aliado de Macron, el ministro pareció tomar sus distancias a principios de setiembre al señalar la "falta de humildad" del ejecutivo. Collomb indicó a la revista L'Express que se presentará como candidato a la alcaldía de la segunda ciudad de Francia en 2020, por lo que dimitirá como ministro del Interior después de las elecciones europeas del año que viene para lanzar su campaña.

Su anuncio se produce menos de un mes después de la dimisión del popular ministro de la Transición Ecológica, Nicolas Hulot.

“Las municipales quedan lejos. Si de aquí a entonces no me han diagnosticado una enfermedad grave (risas), seré candidato a Lyon”, en 2020, lanzó el ministro Collomb, de 71 años.

Pero este anuncio con tanta antelación cae en un mal momento para Macron, ya forzado a una remodelación ministerial por la partida de Hulot y golpeado por el escándalo Benalla, filmado cuando golpeaba a dos manifestantes durante unas protestas con motivo del 1 de mayo.

Collomb también se vio arrastrado por la tormenta del caso Benalla. El ministro juró no conocerlo y pareció descargar toda la responsabilidad en terceros, un comportamiento que lo debilitó políticamente.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.