Saltar al contenido principal

El recuerdo de la opresión nazi y la represión soviética marcó la visita del papa Francisco a Lituania

El papa Francisco celebra una eucaristía en Kaunas, Lituania el 23 de septiembre de 2018.
El papa Francisco celebra una eucaristía en Kaunas, Lituania el 23 de septiembre de 2018. Vaticano/vía Reuters

En Lituania, la primera parada de su gira de cuatro días por los países bálticos, el máximo representante de la iglesia católica pidió a los feligreses a pronunciarse en contra de ideologías totalitarias, violencia y represión.

Anuncios

Durante una eucaristía en Kuanas, la segunda ciudad más grande de Lituania, y frente a una multitud de cien mil personas, el pontífice pidió a los feligreses mantenerse vigilantes para cualquier resurgimiento del antisemistismo.

El papa Francisco hizo un llamado para que a las nuevas generaciones le sean enseñados los horrores del holocausto.

“El pueblo judío sufrió insultos y castigos crueles. Piense en esos momentos y pida al señor que nos dé el don del discernimiento para detectar a tiempo cualquier reaparición de esa actitud perniciosa”, aseguró Francisco.

Sus palabras fueron pronunciadas en el marco del aniversario número 75 del fin del ghetto, en tiempos de guerra en la capital Vilnius. Fueron dos años de opresión del nazismo en los que miles de judíos fueron asesinados o deportados.

Asimismo, el religioso advirtió sobre posibles brotes de doctrinas extremistas.

"Las generaciones pasadas habrán dejado grabado a fuego el tiempo de la ocupación, la angustia de los que eran deportados, la incertidumbre de los que no volvían, la vergüenza de la delación, de la traición", recordó Francisco a los fieles en la homilía de la misa en Kaunas.

Este pronunciamiento pontífice coincide con el aumento de partidos políticos de extrema derecha en Europa y de actos antisemitas.

Durante la homilía en Kuanas, Francisco se refirió a quienes colaboraron con los nazis en la Segunda Guerra Mundial o con las autoridades comunistas en el período comprendido entre 1944 y 1991 cuando Lituania era parte de la Unión Soviética.

"Las generaciones anteriores todavía llevan las cicatrices del período de la ocupación, la angustia de los que fueron deportados, la incertidumbre sobre los que nunca regresaron, la vergüenza para los que fueron informadores y traidores", dijo.

El pasado mes de mayo, el gobierno de Alemania informó que ocurrieron 1.504 delitos antisemitas en 2017, un aumento con relación a 2016 cuando se registraron 1.468.

Esta gira por los países bálticos acerca geográficamente al papa Francisco a Rusia, nación en donde los diplomáticos del Vaticano han intentado organizar una visita papal durante años.

La influencia de Rusia actualmente sigue siendo enorme en las naciones bálticas.
La visita además se da en medio de la conmemoración de los 100 años de la liberación zarista, ocurrida en 1918.

Los países bálticos, una zona poco católica, pero de alta importancia estratégica política y religiosa. De esta zona Lituania es el único país de mayoría católica. Alrededor del 80 % de sus habitantes profesa esta religión.

“Estamos muy felices, estuvimos impacientes. La última vez que un papa vino fue hace 25 años”, dijo a AFP uno de los feligreses que asistió a la eucaristía en Kuanas.

Está previsto que la gira del papa Francisco termine este 25 de septiembre, que incluye también a Letonia donde sólo el 20 % de la población en católica y Estonia con cerca de 5 mil feligreses de este credo religioso.

Con Reuters y EFE

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.