Ciro Gomes contra la "radicalización" en elecciones brasileñas

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

El candidato brasileño Ciro Gomes criticó este lunes la "radicalización" y la "incitación al odio" en la campaña presidencial para el 7 de octubre, al presentarse como la opción contra la polarización.

"Es el petismo versus el antipetismo religioso ciego que está llevando a Brasil a esta situación" de crisis, sostuvo el postulante de centroizquierda haciendo alusión al favoritismo de los candidatos del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) y de la ultraderecha conservadora.

El ultraderechista Jair Bolsonaro, con 28%, parece tener ya su presencia asegurada en la segunda vuelta, mientras que Fernando Haddad, del PT, le sigue con 16%, según la última encuesta Datafolha.

Gomes, del Partido Democrata Trabalhista (PDT), se ubica tercero en las intenciones de voto con 13%.

"El voto útil es todo voto que sale de casa para ayudar al país, precisamos entender que no se trata de elecciones normales", dijo Gomes durante una breve presentación en el centro comercial de Madureira, barrio popular de la zona norte de Rio de Janeiro.

"Brasil está al borde del abismo por esta confrontación odiosa que el PT introdujo en Brasil y produjo este monstruo nazi-fascista que hoy es una amenaza concreta", afirmó a periodistas.

Las elecciones que ocurrirán en menos de dos semanas son "críticas para la suerte del país", sostuvo Gomes, que en una eventual segunda vuelta tiene más posibilidades que Haddad para vencer a Bolsonaro, según las encuestas.

"Por un lado hay un fascista (...) que nunca hizo nada por Rio de Janeiro", dijo refiriéndose a Bolsonaro, y "del otro el PT, que hizo mucha cosa por Brasil pero después se acostumbró" al poder, afirmó al referirse a los escándalos de corrupción que llevaron a la cárcel a gran parte de las figuras del partido.

Para ganarle votos a Haddad, Gomes deslizó una única táctica: "atacar y dar el pase, y defender en zig zag", bromeó en clave de fútbol.

Bajo el sol cálido de Madureira, el candidato reiteró su promesa de crear más de dos millones de empleos en el primer año de su eventual gobierno y su propuesta de establecer un sistema único de seguridad para "enfrentar el narcotráfico, el crimen organizado y las facciones criminales".