Saltar al contenido principal

Rusia reforzará la defensa antiaérea de su aliado sirio

Un sistema de defensa antiaéreo S-300, durante un desfile militar en las afueras de Moscú, 18 de abril de 2012.
Un sistema de defensa antiaéreo S-300, durante un desfile militar en las afueras de Moscú, 18 de abril de 2012. Kirill Kudryavtsev / AFP

La llegada de los misiles S-300 se da una semana después de que el Gobierno de Putin culpara a Israel del derribo accidental de un avión militar ruso en territorio sirio.

Anuncios

"El presidente Putin le informó al presidente Asad que el gobierno ruso ayudará a desarrollar el sistema de defensa aéreo de Siria”, informó la Presidencia de Siria en un comunicado este 24 de septiembre.

Según el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, en las próximas dos semanas llegará a Siria un sistema de misiles S-300 que “incrementará significativamente las capacidades de combate de las fuerzas sirias”. El anuncio se da una semana después de que un avión ruso con 15 tripulantes fuera derribado accidentalmente por misiles antiaéreos sirios. El incidente ocurrió en medio de un ataque aéreo por parte de Israel a posiciones sirias. El Gobierno ruso culpó a Israel por causar indirectamente el derribo de su aeronave.

El Gobierno de Putin, que combate en Siria para apoyar el Gobierno de Bashar al Asad, dijo que misiles sirios fueron disparados contra el avión de vigilancia IL-20 por error el pasado 17 de septiembre, poco tiempo después de que jets israelíes dispararan contra un objetivo cercano. Rusia culpó a Israel por crear condiciones peligrosas que causaron el impacto.

El portavoz del Ministerio de Defensa, el general Ígor Konashenkov, calificó de "falta de profesionalismo" y "negligencia criminal" la actuación de los pilotos israelíes en la zona del siniestro del avión ruso y les acusó de utilizar el aparato como escudo frente a la defensa antiaérea siria.

"En 2013 habíamos suspendido el suministro de los S-300 a Siria (...) ahora la situación ha cambiado"

Por otro lado, Israel respondió que trabajará para reducir la “desconfianza” del ejército ruso alrededor de sus misiones, pero que no las detendrá. Según las autoridades de este país, sus ataques al territorio sirio no pretenden afectar al Gobierno de Asad, sino impedir la entrega de armas al grupo libanés Hezbolá, apoyado por los iraníes.

Desde que el Gobierno ruso empezó a sugerir en abril la entrada de los S-300 en Siria, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha tratado de impedir esta decisión porque podría afectar su capacidad aérea.

"Quiero subrayar que en 2013 habíamos suspendido el suministro de los S-300 a Siria por petición de la parte israelí. Ahora la situación ha cambiado y no por nuestra culpa", recalcó el ministro ruso.

El ministro Shoigu añadió que estos misiles antiaéreos vendrán equipados para identificar la flota rusa.

Estos misiles fueron desarrollados originalmente por el ejército soviético, pero han sido modernizados en distintas versiones. El sistema, con un rango de hasta 250 km., dispara desde camiones y está diseñado para derribar aviones militares y otros misiles balísticos de corto y mediano alcance.

Rusia espera que la llegada de los S-300 a Siria "enfríe las 'cabezas calientes' contra actuaciones que ponen en peligro a nuestros militares", afirmó Shoigu.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.