Saltar al contenido principal

Tiger Woods, la leyenda del golf, volvió a ganar un trofeo después de cinco años

Tiger Woods eleva sus brazos en señal de triunfo tras ganar el torneo de golf Tour Championship en East Lake, Atlanta.
Tiger Woods eleva sus brazos en señal de triunfo tras ganar el torneo de golf Tour Championship en East Lake, Atlanta. Christopher Hanewinckel / USA TODAY Sports vía Reuters

El golfista estadounidense Tiger Woods, antiguo número uno del mundo y ganador de 14 grandes majors, volvió a ganar un torneo por primera vez desde 2013 al imponerse en el Tour Championship.

Anuncios

Como el ave Fénix, Tiger Woods resurgió de las cenizas y volvió a saborear las mieles del triunfo en el mundo del golf este 23 de septiembre tras ganar el Tour Championship, cuarto y último torneo de los playoffs de la Fedex Cup del circuito de la PGA en Estados Unidos de la temporada 2018.

Cinco años, un mes y dos días, y 49 torneos en medio, transcurrieron para que el golfista californiano de 42 años volviera a ganar un título. Su último triunfo fue en el WGC-Bridgestone Invitational, en el TPC Southwind de Memphis, Tennessee.

Así, el estadounidense dejó atrás un oscuro período de su carrera durante el cual tuvo numerosos problemas físicos (fue operado de la espalda cuatro veces en tres años) y personales.

Este fue el título número 80 en el PGA Tour para el hombre nacido en Cypress, California, y el 107 en su carrera profesional. Woods, considerado por muchos especialistas como el mejor jugador de golf de la historia, ocupó el primer lugar del ranking mundial durante 683 semanas, 281 de ellas de forma consecutiva. Tras un 2018 muy positivo, Woods ha trepado desde el puesto 656 hasta el 21.

Un fin de semana de ensueño para Tiger Woods en Atlanta

Tiger Woods afrontó la cuarta y última ronda del Tour Championship como líder y con tres golpes de ventaja sobre el número uno del mundo, el inglés Justin Rose, y el norirlandés Rory McIlroy, quinto del ranking.

El norirlandés fue el primero en descolgarse de la lucha al hacer un doble bogey en el hoyo 7 que lo alejó a siete impactos de Woods. Aunque Rose recortó distancias en el 8, no logró mantenerla y siguió a cinco golpes del líder.

En el hoyo 11 apareció Billy Horschel, paisano de Woods que se convirtió en su único perseguidor hasta el final. Tras hacer par en el 17, Woods llegó al último hoyo con dos de margen. Y en el último le bastó hacer el par con un golpe suave con el que decretó por fin el triunfo y pudo volver a alzar los brazos.

Tiger Woods, que lucía incrédulo de la emoción, terminó el torneo con 269 golpes totales (11 bajo par), dos menos que Billy Horschel y cuatro de margen sobre Dustin Johnson.

Tras la victoria, Woods habló de la importancia de este regreso. “Las personas que están cerca de mí vieron todas las dificultades por las que pasé y algunos de los jugadores de los que soy amigo, también me ayudaron en todo este proceso. Su apoyo y algunas de las cosas que me dijeron durante los últimos años para salir adelante en el último Green, significaron mucho para mí”.

Cuando le preguntaron si era el triunfo más significativo de su carrera, el californiano dijo que nada se compara con el Open Championship de 2006, pues acababa de perder a su padre.

“Las circunstancias son muy diferentes, y no voy a comparar ambos, pero sí me emocioné mucho cuando Rory estaba terminando y miré a mi alrededor y sí, el torneo había terminado porque yo había puesto el bunker en el Green y había ganado 80, y 80 es un gran número, y me había quedado en 79 durante cinco años y lograr 80 es algo fabuloso”, concluyó entre sonrisas Woods.

Con EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.