Argentina - economía

En medio de la crisis económica renuncia Luis Caputo, presidente del Banco Central argentino

El expresidente del Banco Central de Argentina, Luis Caputo, habla junto con el ministro de Economía, Nicolas Dujovne, durante una conferencia de prensa en Buenos Aires, Argentina, el 4 de mayo de 2018.
El expresidente del Banco Central de Argentina, Luis Caputo, habla junto con el ministro de Economía, Nicolas Dujovne, durante una conferencia de prensa en Buenos Aires, Argentina, el 4 de mayo de 2018. Marcos Brindicci / Reuters

La dimisión de Caputo, tercer funcionario en ocupar la dirección de esa entidad el pasado 14 de junio, se da en el marco de las negociaciones que adelanta el presidente Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional.

Anuncios

No son días fáciles para Argentina. La crisis económica que atraviesa, la incertidumbre política y la agitación social, marcan el día a día en el país suramericano y a eso se le suma un nuevo acontecimiento: Luis Caputo abandonó el Banco Central y aseguró que lo hizo por "motivos personales".

Se trata de la segunda dimisión de la máxima autoridad de la entidad en 2018 y se da en el momento en que los sindicatos argentinos realizan la cuarta huelga general contra la política económica del Gobierno Macri en la que protestan de forma especial contra el acuerdo que negocia con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“La renuncia de Caputo tiene que ver con que Argentina no pudo cumplir las metas de ese primer acuerdo pactado con el FMI. En esta nueva renegociación pierde autonomía en cuanto a las políticas que hay que aplicar y el Banco Central y el FMI entran en una puja donde Caputo no puede implementar medidas como la banda de fluctuación del dólar, por eso renuncia”, explicó a France 24 Nicolas Litvinoff, economista y director de Estudinero.ne.

En su cuenta el Banco Central hizo público el comunicado de la renuncia de Caputo. Su sustituto será el economista Guido Sandleris, que antes se desempeñaba como secretario de Política Económica.

La fuga de divisas, la principal falla del Gobierno Macri

Argentina parece vivir un 'Déjà vu' y el Ejecutivo parece no encontrar la llave para romper con la compleja crisis, que algunos dicen es heredada; acompañada de ciclos cortos de crecimiento económico y estancamiento.

"La fuga de divisas, es el principal problema del Gobierno. Desde que asumió Macri la fuga es de más de 52.000 millones de dólares y continúa y el Gobierno no está dando con la forma de contenerla, las divisas se siguen fugando y no hay ninguna solución a este problema", señaló Litvinoff

A esa situación se suma la inflación que, de acuerdo al reciente informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de Argentina, Indec, podría llegar al 45% para fin de año y la devaluación del peso argentino que perdió el 50% de su valor frente al dólar.

La sequía de la última cosecha de soja y maíz que provocó pérdidas de más de 5.000 millones de dólares, actividad fundamental en el campo argentino y una de sus principales fuentes de divisas, también fue determinante para elevar la crisis financiera del país suramericano.

Según Litvinoff, la falla más importante del Gobierno fue la concepción de la geopolítica. “Este Gobierno preparó un plan para la victoria de Hilary Clinton y cuando llega Trump a la presidencia, el mundo cambia. Estados Unidos en vez de abrirse, se cierra, el mundo se cierra y entra en guerra comercial y el Gobierno siguió adelante con el mismo plan en vez de adaptarse al nuevo escenario geopolítico", agregó el experto.

Miembros de organizaciones izquierdistas protestan mientras bloquean el puente Pueyrredon en Avellaneda, Buenos Aires, durante una huelga general de 24 horas, el 25 de septiembre de 2018.
Miembros de organizaciones izquierdistas protestan mientras bloquean el puente Pueyrredon en Avellaneda, Buenos Aires, durante una huelga general de 24 horas, el 25 de septiembre de 2018. Eitan Abramovich / AFP

Parece que apostarle a un modelo internacional de apertura económica le está pasando factura a Macri, que está en Nueva York y se reunió con Christine Lagarde, directora del FMI, para renegociar el crédito de 50.000 millones de dólares que fue le otorgado en junio. Todo se reduce, hasta ahora, al terreno de la especulación. Lo cierto es que, en las calles argentinas, la realidad se traduce en fuertes protestas contra el presidente.

En Argentina, la crisis económica se vive con frustración

Las muestras de rechazo contra el Ejecutivo no cesan. Mientras el presidente busca más inversiones extranjeras y nuevos préstamos, la cuarta huelga general paraliza Buenos Aires.

"En la sociedad esto se vive con mucha impotencia, con una especie de deja vu, de otra vez Argentina en crisis en tan poco tiempo y ahora mismo hay una huelga general donde no funciona el transporte, no hay aviones y eso marca una tensión social que va en aumento, a pesar de que un 30% de la población que sigue aprobando esas medidas porque piensa que la alternativa es el populismo", opina Litvinoff.

Por ahora los indicadores económicos del país continúan en alerta. Con una caída del poder adquisitivo del salario real del 11,7 % entre noviembre de 2015 y agosto de 2018, una inflación por las nubes, el desempleo aumentando y la recesión más aguda que nunca, los gauchos recuerdan la crisis de 2001, en la que millones de argentinos quedaron en la pobreza.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24