Saltar al contenido principal

El Festival de San Sebastián rinde honores a la "espía" Judi Dench

Anuncios

San Sebastián (España) (AFP)

La veterana actriz británica Judi Dench recibió este martes los honores del Festival de San Sebastián, donde después de haber sido la jefa del agente 007 regresa con una nueva película de espías, "Red Joan".

Judi Dench, de 83 años, es la tercera y última figura del séptimo arte en recibir este año el premio Donostia en reconocimiento a su carrera. En los últimos días lo hicieron el actor estadounidense Danny DeVito y el director japonés Hirokazu Kore-eda, triunfador este año en Cannes con "Shoplifters".

En un encuentro con la prensa, la oscarizada actriz recordó cómo empezó todo un lejano día de los años 50 en que asistió a una representación del "Rey Lear".

"Shakespeare fue mi pasión", destacó, y en sus obras se forjó como actriz, antes de debutar en el cine en 1964, para su propia sorpresa. "Debido a que no me interesaba el cine, no sabía nada y aprendí viendo" a los demás.

Desde entonces trabajó con directores como Stephen Frears, Kenneth Branagh, Clint Eastwood o Sam Mendes. Su trabajo le valió un Óscar a la mejor actriz de reparto por su papel de la reina Isabel I en "Shakespeare in Love" (1998).

"He conocido a mucha gente que, por muchas razones, me han hecho una gran actriz", comentó haciendo balance de su carrera.

En plena forma, la intérprete acudió este año a San Sebastián en el cartel de "Red Joan".

Al contrario que cuando hizo de jefa de James Bond en 007, en ocho entregas de la saga, en esta ocasión es una señora británica octogenaria a la que se acusa de haber sido un peón al servicio de los soviéticos.

Su crimen: facilitarles información sensible para hacerse con la bomba atómica, casi al mismo tiempo que los británicos, en los inicios de la Guerra Fría.

Joan Stanley (interpretada de joven por Sophie Cookson) es acusada de traidora, pero insiste en que su objetivo es loable: ayudar a instalar un equilibrio del terror, que evite un nuevo uso del arma atómica tras las tragedias de Hiroshima y Nagasaki.

"Es una mujer que tiene el increíble coraje moral (...) de hacer algo porque cree que es bueno para el mundo", pese a exponerse a ser ejecutada por alta traición, expuso Trevor Nunn, director de este drama inspirado en un personaje real, la espía Melita Norwood.

- Más cine británico -

Aparte de "Red Joan", que no compite, este martes entró en la competición oficial "In Fabric", una película británica de horror con estética de los años 70 y cargada de brillantes momentos de humor inglés. El director y guionista es Peter Strickland.

Concebida como dos historias independientes en torno a un vestido rojo amapola, que atrae una serie de calamidades primero a una oficinista de 50 años y luego a una joven pareja.

Strickland (45 años) comentó que la cinta, una historia sobre "la aterradora arbitrariedad de la muerte", nació de su fascinación por los grandes almacenes, esos lugares "fuera del tiempo" y donde los personajes de la película compran el vestido maldito.

"La película tiene un elemento fetichista, pero no en sentido sexual", un tema que sí que aparece en su anterior filme "The Duke of Burgundy" (2014).

La otra película que entra en competición este martes es "Angelo". Dirigida por el austríaco Markus Schleinzer, narra la historia de un niño esclavo africano educado en la corte imperial de Viena en el siglo XVIII, y que pese a casarse con una mujer blanca está condenado a ser un 'outsider'.

Ambas películas figuran entre las 18 de la sección oficial que compiten por el máximo galardón, la Concha de Oro.

El premio se anunciará el sábado en la clausura del Festival, junto a los de otras categorías como nuevo director y Horizontes Latinos, consagrada al cine latinoamericano.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.