Legalización de drogas

Exlíderes mundiales abogan por acabar con la prohibición de las drogas

El expresidente colombiano, César Gaviria (izquierda), la ex primera ministra de Nueva Zelanda y administradora del programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Helen Clark (centro) y la expresidenta de Suiza, Ruth Dreifuss (derecha) presentan el informe de la Comisión Global sobre Políticas de Drogas en Ciudad de México, México, el 24 de septiembre de 2018.
El expresidente colombiano, César Gaviria (izquierda), la ex primera ministra de Nueva Zelanda y administradora del programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Helen Clark (centro) y la expresidenta de Suiza, Ruth Dreifuss (derecha) presentan el informe de la Comisión Global sobre Políticas de Drogas en Ciudad de México, México, el 24 de septiembre de 2018. Mario Guzmán / EFE

En un informe de la Comisión Global de Política de Drogas, un grupo de expresidentes de distintos países aconsejan a los estados abandonar la represión contra el tráfico de esas sustancias para comenzar a regularlas.

Anuncios

La guerra represiva contra las drogas ha fracasado. Esa es la premisa de la que parte el informe, "Regulación: el control responsable de las drogas". El documento, que cuenta con la opinión de 12 expresidentes, defiende que ha llegado la hora de implementar mercados regulados de sustancias adictivas.

El informe, presentado por la Comisión Global sobre Políticas de Drogas el lunes 24 de septiembre en un evento en Ciudad de México, aborda la realidad de unas 250 millones de personas en el mundo que consumen drogas. “Aceptar esta realidad y poner en marcha una estrategia efectiva de regulación para manejarla no implica admitir una derrota ni condonar el uso de drogas”, dice el documento.

Para acabar con la prohibición de las sustancias, los líderes recomiendan a los países reformar los tratados internacionales que instan al veto y a la vez iniciar una regulación de aquellas drogas menos potentes para el organismo.

El grupo de exmandatarios inició su trabajo para evaluar la prohibición de las drogas en 2011. Desde entonces, cada vez más países y diversos estados de Estados Unidos han abierto las puertas a la marihuana, ya sea con fines recreativos como medicinales.

Al controlar los mercados, los Gobiernos debilitan a las bandas criminales

Uno de los argumentos que presenta el documento para que las drogas sean reguladas es que esa medida reduce el daño a la salud y a las sociedades. Al tomar el control de los mercados de drogas ilegales, el informe argumenta que los Estados pueden debilitar a las bandas criminales que han crecido a pesar de décadas de esfuerzos para acabar con ellas.

Las bandas criminales de México son los principales proveedores de heroína, metanfetamina, cocaína y marihuana a Estados Unidos y allí la violencia relacionada con las pandillas ha alcanzado niveles desmesurados.

Según la organización civil Semáforo Delictivo, entre enero y junio de 2018, en México se registraron más de 11 mil homicidios perpetrados por integrantes de bandas del crimen organizado o de narcotráfico, lo que equivale a 60 asesinatos diarios.

"¿Qué ha sucedido con las políticas basadas en la prohibición, en la criminalización, en la represión? Cuando comenzamos a juntar las pruebas de muchos países, obviamente el resultado fue devastador", indicó el expresidente de México, Ernesto Zedillo, durante la presentación del documento.

México, que inició hace más de diez años una batalla armada contra la droga, evidencia que el arresto de narcotraficantes y la guerra contra los carteles ha tenido poco efecto en aras de parar el suministro de drogas y, como contrapartida, ha contribuido al aumento de la violencia en las calles. Es más, a medida que diversos capos de la droga han sido encarcelados o asesinados, el negocio de la droga se ha fragmentado cada vez más con la entrada de más líderes criminales a la acción.

"Ahora sabemos que la respuesta que necesitamos es salir del marco de la prohibición. Podemos ayudar a las personas, pero el problema seguirá mientras los Estados no estén listos para asumir la responsabilidad de organizar los mercados de estas sustancias”, aseguró la expresidenta de Suiza, Ruth Dreifuss.

Los procesos de regulación deben ser participativos

La Comisión recomienda que los procesos de regularización se deben hacer incluyendo a los actores sociales más afectados: “El desarrollo y la implementación de la regulación deberían involucrar a expertos clave de la sociedad civil y a las comunidades más afectadas por los enfoques punitivos, incluidas las personas que usan drogas, los jóvenes y los actores de pequeña escala en el mercado ilegal”.

El nuevo presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ya comenzó a realizar revisiones municipales sobre la violencia y analizar una posible "amnistía" para los narcotraficantes y agricultores no violentos. Los miembros de su equipo han dicho que México evaluará la creación de mercados legales para la marihuana y el opio.

Sin embargo, la Comisión subraya que cualquier regulación que se implemente debe ir acompañada de monitoreo y evaluación científica multidisciplinaria, para monitorear su efectividad y responder a cualquier impacto negativo imprevisto.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24