Migración en Europa

Francia rechaza al Aquarius con 58 migrantes a bordo

El barco humanitario Acuario se ve en el muelle de la caldera en Senglea, en el Gran Puerto de La Valeta, Malta, el 15 de agosto de 2018.
El barco humanitario Acuario se ve en el muelle de la caldera en Senglea, en el Gran Puerto de La Valeta, Malta, el 15 de agosto de 2018. Darrin Zammit Lupi/Reuters

El ministro de economía francés, Bruno Le Maire, reiteró la oposición de su Gobierno a que la embarcación humanitaria atraque en Marsella. Pese a este pronunciamiento, las ONG que dirigen la misión ratificaron que se dirigen hacia la costa francesa.

Anuncios

Durante una entrevista con la televisión francesa, Le Maire dijo que serán el presidente Emmanuel Macron, el primer ministro, Édouard Philippe, y el ministro del interior, Gérard Collomb, quienes tomen una decisión final.

Sin embargo, adelantó que “por ahora” la administración de Macron no se plantea permitir la entrada del navío.

El titular de la cartera de economía dijo que la razón es que Marsella no es el puerto más cercano para el barco que realizó dos rescates en el Mediterráneo, en los últimos días.

"Hay reglas europeas: un barco de migrantes debe dirigirse a la costa europea más cercana. Actualmente, no es el puerto de Marsella", explicó Bruno Le Maire.

Asimismo sostuvo que "en materia migratoria hay que ser firme y claro". "Por el momento", Francia rechaza esa petición, "porque si queremos tener una política migratoria coherente, hay que respetar las reglas europeas", agregó el ministro.

Sus declaraciones se produjeron horas después de que la embarcación pidiera a las autoridades francesas que le permitieran atracar en el puerto de Marsella, lugar hacia donde dirigió su rumbo.

Aquarius hace un llamado desesperado

Vetado en los puertos italianos y malteses, y a punto de quedarse sin pabellón por decisión de las autoridades de Panamá, representantes de Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranee, que dirigen la misión, señalaron que ven en Francia la única opción viable para desembarcar.

“Siempre hemos pedido, de acuerdo con las leyes marítimas, desembarcar las personas en el puerto más cercano. Pero hoy, nuestro puerto de destino es Marsella…porque las circunstancias excepcionales requieren medidas excepcionales”.

Es la única opción que tenemos, porque proteger el Aquarius significa dejar una pequeña oportunidad para un buque civil, que hoy es el único que queda, pero espero que no permanezca así por mucho tiempo, y permitirá un nuevo comienzo de una verdadera movilización para las misiones de rescate marítimo”, aseguró en una rueda de prensa el director de operaciones de SOS Mediterranee, Frederic Penard.

La urgencia para el Aquarius también se presenta luego de que las autoridades de Panamá anunciaran el pasado domingo que revocan el registro del barco de búsqueda y rescate.

Una situación que significa que ya no habrá naves de rescate de caridad fuera de la costa libia en el futuro cercano, a menos de que el buque pueda encontrar una nueva bandera bajo la cual pueda navegar.

Los representantes de las ONG culparon a Italia por presionar a Panamá para que disolviera la misión y detuviera el flujo de migrantes hacia sus costas.

Por su parte, la Autoridad Marítima de Panamá acusó hoy a los representantes del Aquarius de mentirle y esconderle que su verdadera intención era salvar migrantes en el Mediterráneo, y negó cualquier tipo de presión por parte de Italia para cancelar la bandera panameña del buque.

Aquarius 2 es el único barco de rescate benéfico que aún opera en el área del Mediterráneo Central.

Entre los 58 migrantes actualmente a bordo, hay mujeres y niños.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24