Saltar al contenido principal

Suecia: el primer ministro Stefan Löfven perdió una moción de censura en el Parlamento

El rey de Suecia, Carl Gustaf, habla durante la inauguración del Parlamento en Estocolmo, Suecia, el 25 de septiembre de 2018.
El rey de Suecia, Carl Gustaf, habla durante la inauguración del Parlamento en Estocolmo, Suecia, el 25 de septiembre de 2018. Claudio Bresciani, TT News Agency, via Reuters

El líder socialdemócrata cayó en la votación de la iniciativa presentada por la oposición por 204 votos a 142 y fue destituido de su cargo. Löfven continuará ejerciendo el poder hasta que la nueva cámara defina un nuevo gobierno.

Anuncios

Este 25 de septiembre, el nuevo Parlamento constituido tras las reñidas elecciones del 9 de septiembre destituyó al primer ministro Stefan Löfven al retirarle su confianza. El líder socialdemócrata perdió la votación de la moción de censura presentada por la oposición por 204 votos contra 142.

Este resultado abre un horizonte de incertidumbre para el futuro gobierno sueco, dado que ninguno de los bloques políticos cuenta con la mayoría necesaria y los ultraderechistas Demócratas de Suecia (SD), de marcado ascenso tras los comicios, amenazan con bloquear la formación de cualquier nuevo gobierno a menos que se les dé poder de decisión.

El bloque de centro-izquierda comandado por Löfven se quedó con 144 escaños en las últimas elecciones frente a los 143 de la Alianza de centro-derecha, liderada por Ulf Kristersson. En tanto, el partido de ultraderecha, Demócratas de Suecia, se quedó con 62 escaños y se convirtió en un actor clave para la formación de gobierno, aunque ninguna de las fuerzas quiere pactar con ese espacio.

Bajo esta nueva configuración, el Parlamento sueco cumplió con la esperada destitución de Löfven, dado que tanto la Alianza como SD habían anticipado que votarían en contra de la continuidad de la coalición compuesta por los socialdemócratas y el Partido de Medio Ambiente, apoyada desde fuera por el Partido de Izquierda.

En este contexto, Löfven continuará gobernando como minoría mientras se define la formación del nuevo gobierno, aunque este proceso amenaza con extenderse ante la falta de consenso entre los bloques.

Por ese motivo, Löfven aseguró que la situación en el Parlamento no cambió tras su destitución y recalcó que seguirá trabajando para liderar el nuevo Ejecutivo. “Quiero liderar un gobierno que tenga un apoyo más amplio en el parlamento del país y que nos permita salir del estancamiento de la política de bloques”, subrayó.

La Alianza, ante el desafío de consensuar con la extrema derecha para gobernar

Tras la salida de Löfven, el presidente del Parlamento, el conservador Andreas Norlén, deberá iniciar desde el jueves 27 de septiembre conversaciones con los líderes de los grupos parlamentarios para escoger a quien considere que tiene más apoyos para formar un gobierno.

La primera apuesta es Ulf Kristersson, el líder de la Alianza de centro-derecha, segunda fuerza en el Parlamento. En su intervención durante el debate de la moción de censura contra Löfven, Kristersson sostuvo que “Suecia necesita una nueva dirección y un nuevo gobierno”.

Pero su tarea no asoma sencilla. Para liderar el Ejecutivo, el referente del bloque conformado por los moderados, el centro, los liberales y los demócratas-cristianos necesita el apoyo de Demócratas de Suecia o de la centro-izquierda, opciones que no parecen viables.

Aún así, Kristersson consideró que sus posibilidades de formar un gobierno son buenas “por la simple razón de que el apoyo de los votantes a un gobierno de la Alianza es mucho más fuerte que el de cualquier otro gobierno”, aunque admitió que “la situación en el Parlamento es muy compleja”.

Por su parte, el líder del partido SD, Jimmie Akesson, remarcó que su partido quiere tener participación en las políticas de inmigración, bienestar, delincuencia y la relación con la Unión Europea como requisito para apoyar un nuevo gobierno.
“Haremos todo lo que esté en nuestro poder para detener cualquier intento de formar un gobierno que no nos dé la influencia razonable en proporción a nuestro apoyo electoral”, amenazó Akesson.

Si Kristersson no logra formar un gobierno, el líder del Parlamento podría recurrir nuevamente a Löfven, que sigue liderando el bloque legislativo más numeroso.
Andreas Norlén tendrá hasta cuatro intentos para elegir un candidato para liderar un Ejecutivo consensuado. Si ninguno recibe la confianza del Parlamento, se deberán convocar elecciones anticipadas en tres meses.

Con Reuters y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.