Saltar al contenido principal

A puertas del fallo, las claves de la demanda de Bolivia contra Chile por una salida al mar

El canciller de Bolivia Diego Pary y su homólogo chileno Roberto Ampuero, las caras más visibles del litigio entre los dos países.
El canciller de Bolivia Diego Pary y su homólogo chileno Roberto Ampuero, las caras más visibles del litigio entre los dos países. Martin Alipaz - Alberto Peña / EFE

El 1 de octubre la Corte Internacional de Justicia emitirá el fallo respecto a la demanda introducida por Bolivia en contra de Chile en la búsqueda de una negociación por una salida al Océano Pacífico.

Anuncios

El próximo lunes 1 de octubre será un día trascendental para la historia de Bolivia y de Chile porque la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya emitirá en el Palacio de la Paz su sentencia sobre la demanda del Estado boliviano que pide obligar al Gobierno de Santiago a negociar su reclamo de una salida soberana al mar.

El expediente del proceso iniciado en La Haya fue titulado como “Obligación de negociar acceso al Océano Pacífico (Bolivia vs Chile)”.

Hace unos días, el presidente boliviano, Evo Morales, convocó a su homólogo chileno, Sebastián Piñera, a encontrar fórmulas que permitan "cerrar las heridas abiertas hace más de cien años" y el mandatario vecino respondió que estaba dispuesto a dialogar, pero respetando el Tratado de 1904 de Paz y Amistad, que definió los límites territoriales tras el enfrentamiento librado por los países en 1879 en la Guerra del Pacífico.

Tras la ocupación chilena de su litoral, Bolivia perdió 120.000 kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros de costa. Perú formó alianza con Bolivia y también perdió parte de su territorio sureño en la guerra que se prolongó para los peruanos hasta 1883.

France 24 presenta las claves de la demanda boliviana y lo que podría pasar después del 1 de octubre.

1. ¿Por qué Bolivia inició un juicio?

El 24 de abril del 2013, Bolivia presentó la demanda ante la CIJ porque ambos países son signatarios del Tratado Americano de Soluciones Pacíficas de 1948 o Pacto de Bogotá. Bolivia arguye que las autoridades de Chile comprometieron a su país mediante acuerdos, prácticas diplomáticas o declaraciones para negociar por un acceso soberano al mar, pero no cumplieron.

La demanda se produjo después de la paralización en noviembre del 2010 de unas conversaciones que tenían como base la "Agenda de trece puntos" fijada en julio del 2006, que incluía el "Tema marítimo". Esas reuniones quedaron en suspenso después de haberse convenido que en una próxima cita se tratarían "soluciones concretas, factibles y útiles" sobre el tema del mar. Los dos países se culparon del fracaso de la negociación.

France 24

2. ¿Cuál fue la teoría usada por Bolivia en el juicio y cuáles son los argumentos de rechazo de Chile?

Bolivia sustenta su demanda en la figura de los actos unilaterales de los Estados que generan obligaciones jurídicas. La demanda boliviana pide que la Corte falle y declare que Chile tiene una obligación de negociar un acuerdo que “le otorgue a Bolivia un acceso plenamente soberano al Océano Pacífico”, que “Chile ha incumplido dicha obligación” y que “Chile debe cumplir con dicha obligación de buena fe, de manera pronta, formal (…)”

Al respecto, el diplomático boliviano Andrés Guzmán Escobari, autor del libro 'Un mar de promesas incumplidas', en entrevista con France 24, sostiene que la petición boliviana toma en cuenta "los compromisos que Chile ha asumido de manera bilateral y multilateral y en las promesas que ha hecho de manera unilateral". Según Guzmán, hubo al menos 12 ocasiones en que Chile se manifestó por resolver el conflicto con una negociación: en 1895, 1920, 1921, 1923, 1926 (dos veces), 1950, 1961, 1975 (dos veces), 1983 y 2010.

Al contrario, Chile rechaza esos argumentos manifestando que no es cierto que se hayan producido compromisos u obligaciones de negociar la petición de Bolivia y ha defendido que no existen asuntos limítrofes pendientes con esa nación debido a que el Tratado de 1904, firmado 25 años después de la guerra, ha sellado de forma perpetua la frontera.

Chile también ha defendido que no se le puede exigir a un país negociar obligándolo a ceder territorio si ya existe un tratado con vigencia de más de cien años y afirma que negociar un acceso soberano alteraría ese tratado.

Para la nación transandina, de atenderse la demanda de Bolivia se pondría en riesgo el sistema de las fronteras y los tratados internacionales. En cambio, Guzmán asegura que una demanda similar a la de Bolivia solo podría prosperar si hay documentos, conversaciones o declaraciones oficiales con unas propuestas formales de solución como las existentes en el caso de Chile.

3.- ¿Por qué Bolivia quiere volver a tener una salida soberana en las costas del Pacífico?

La pérdida de su acceso soberano al mar ha marcado la historia de Bolivia, que nunca ha dejado de plantear la reivindicación de un retorno al Pacífico. Bolivia ha argumentado que su actual acceso al mar usando puertos chilenos no es suficiente para impulsar un verdadero desarrollo y que en este siglo las oportunidades están en el Pacífico y en los mercados asiáticos, como China y Japón.

Morales ha señalado varias veces que el PIB de su país crecería mucho más si contara con una salida propia al mar. Los organismos internacionales calculan que un país sin litoral pierde alrededor de 1,5 % del potencial crecimiento del PIB.

Según la Confederación de Empresarios Privados, la economía de Bolivia, de unos 37.000 millones de dólares, ganaría mil millones más cada año con una salida propia al mar.

El expresidente boliviano Jorge Quiroga (2001-2002), que es miembro del consejo permanente para la demanda marítima, comentó a France 24 que con seguridad Bolivia pierde mucho más porque es un país rico en gas natural, litio y hierro, pero no puede exportar productos terminados de esos recursos por falta del puerto soberano.

“Si Bolivia hubiera tenido mar hace un siglo, hoy sería cuatro veces más grande de lo que es hoy y eso es más desarrollo, más bienestar, más prosperidad”, sostuvo Quiroga.

Al respecto, Chile siempre ha destacado que otorga a Bolivia facilidades para sus exportaciones a través de los puertos del norte de su territorio, algo que podría mejorar, pero que ello no implicaría hablar de soberanía.

Historia: Cómo y cuándo Bolivia perdió su mar

4. ¿Cuáles fueron los principales actores del pleito y cómo se ha desarrollado el juicio hasta ahora?

La demanda boliviana fue presentada pocos meses antes de que se conozca el fallo de la CIJ sobre la demanda presentada por Perú contra Chile en una controversia por límites marítimos. La presentación se hizo con Morales como gobernante de Bolivia en su segundo mandato continuo, y en el primer gobierno de Sebastián Piñera (2010-2014).

Bolivia nombró al expresidente Eduardo Rodríguez como agente ante la CIJ, mientras que Chile designó a Felipe Bulnes para acordar el cronograma del juicio. Además, Morales eligió al expresidente Carlos Mesa como portavoz de la demanda marítima.

Bolivia presentó la memoria del juicio con sus principales argumentos el 15 de abril del 2014 y tres meses después, el 15 de julio, Chile, durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet (marzo 2014-marzo 2018), impugnó la competencia de la CIJ para tratar el reclamo boliviano.

Por 14 votos contra dos, los magistrados de la Corte de La Haya resolvieron el 24 de septiembre del 2015 desestimar la impugnación chilena, una decisión celebrada en Bolivia como una gran victoria ante Chile ya que el tribunal podía pasar al fondo del reclamo relacionado con una supuesta obligación chilena de negociar una salida al mar.

Según las autoridades de Santiago, tal decisión de la CIJ implica que solo podrá resolver si hay o no obligación de negociar, pero sin obligar a Chile a ceder territorio.

Chile presentó su contramemoria el 13 de julio del 2016. En 2017 se realizó el proceso de réplica y duplica y entre el 18 y 28 de marzo de 2018 se produjeron dos rondas de alegatos orales en el Palacio de la Paz.

A diferencia de Bolivia que solo ha tenido un agente ante La Haya, Chile ha hecho relevos en dos oportunidades: en noviembre del 2015, Bulnes fue remplazado por José Miguel Insulza y un año después el exsecretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) cedió el lugar a Claudio Grossman. Además, ambos países se reforzaron con juristas de nivel internacional y expertos en litigios ante la CIJ.

5.- ¿Cuáles son los posibles escenarios posteriores al fallo de La Corte de La Haya?

Los escenarios post-Haya estarán marcados por las tensas relaciones de Morales y Piñera, dos políticos contrarios ideológicamente, que han evaluado todas las opciones para ese escenario. Las autoridades del Gobierno de Evo Morales son optimistas respecto al posible fallo, pero reservadas a acerca de la variedad de posibles salidas que puede tener el pleito.

Guzmán cree que la CIJ dará lineamientos a Bolivia y Chile para continuar las negociaciones y agrega que desde 1920 se ha venido hablando de un corredor al norte del puerto chileno de Arica con continuidad territorial para su país. “Sobre esa base habría que retomar las negociaciones y ver cuáles podrían ser las posibles compensaciones”, dijo Guzmán. A su juicio, se debe considerar a Perú en ese escenario debido a la existencia de un protocolo de ese país y Chile, de 1929, que señala que será necesario un acuerdo previo si se analiza ceder territorios en Arica, que antes de la guerra del Pacífico fueron peruanos.

A las autoridades chilenas no les pasa por la cabeza la posibilidad de que del fallo salga una obligación de negociar con Bolivia una salida soberana al mar y sostienen que ese criterio ya fue adelantado cuando la CIJ emitió su fallo sobre la cuestión de la competencia del tribunal. En cualquier caso, en ambos países los líderes de distinto signo político han escenificado la unidad.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.