Saltar al contenido principal

Decenas de miles de judíos reunidos en Jerusalén por "la bendición de los sacerdotes"

Anuncios

Jerusalén (AFP)

Decenas de miles de judíos se reunieron el miércoles delante del Muro de las Lamentaciones en la Ciudad Vieja de Jerusalén para recibir la tradicional "bendición de los sacerdotes".

Según las autoidades religiosas que gestionan el lugar, el sitio más sagrado del judaísmo, unas 100.000 personas asistieron a las dos bendiciones, dispensadas por cientos de miembros de la casta de Cohanim (el plural de Cohen, sacerdote en hebreo).

Envueltos en el tradicional chal blanco de oración, los sacerdotes recitaron palabras extraídas del cuarto libro de la Biblia alzando los brazos. Según la tradición, los Cohanim son los descendientes de los sacerdotes que ofician en el Templo de Jerusalén.

La misma oración se pronuncia a diario en las sinagogas del mundo entero. El ritual comprende un gesto en el que se alzan las manos con los cuatro dedos (excepto el pulgar) formando una V.

La "bendición de los sacerdotes", que se celebra dos veces al año, tiene lugar durante la larga semana de las festividades de Sucot, o Fiesta de los Tabernáculos, que en la antigüedad fue un periodo de peregrinación.

Entre los sacerdotes se encontraba el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, que es judío y miembro de la casta sacerdotal Cohanim. "Es un privilegio poder bendecir al pueblo de Israel", declaró a los periodistas.

Las fuerzas de seguridad israelíes fueron desplegadas para prevenir posibles altercados al margen de las bendiciones.

El estatuto de Ciudad Santa es uno de los problemas más delicados del conflicto entre israelíes y palestinos. Estos últimos desean que Jerusalén Este sea la capital del Estado al que aspiran.

El Muro de las Lamentaciones se encuentra en la parte palestina de la Ciudad Vieja de Jerusalén, ocupada y anexada por Israel, bajo la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar santo del islam.

Para los judíos, la Explanada es el Monte del Templo, donde se erigía el segundo Templo judío destruido por los romanos en el 70 a. C. Los judíos pueden visitar la Explanada pero no tienen autorizado rezar en este lugar.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.