Saltar al contenido principal

Europa busca pasión y motivación en la Ryder ante el favorito Estados Unidos

Anuncios

Saint-Quentin-en-Yvelines (Francia) (AFP)

El equipo europeo de golf sabe que Estados Unidos parte como favorito en la Ryder Cup de este fin de semana en Saint Quentin en Yvelines, en la periferia de París, así lo reconoció este miércoles el capitán del equipo europeo, Thomas Bjorn.

"Nosotros no somos favoritos sobre el papel. Pero creemos que podemos ganar. Debemos concentrarnos en nosotros, en tratar de crear el mejor ambiente posible para mis doce jugadores. Ese es mi papel. No puedo concentrarme en que no seamos favoritos", comentó el danés.

Estados Unidos llega a París con once de sus jugadores entre los 17 primeros del ránking mundial, mientras que Europa solo tiene a cinco.

El número uno del ránking mundial es el norteamericano Dustin Johnson, mientras que el segundo es el inglés Justin Rose.

Y además, EEUU llega a la Ryder con el empujón anímico de la victoria el domingo de su sempiterna estrella, Tiger Woods, en el Tour Championship de Atlanta, tras cinco años sin victorias.

- Pasión española -

Frente a ello, Europa trata de crear un ambiente positivo, con la pasión de los españoles Jon Rahm y Sergio García como estandarte, además de aprovecharse del factor campo. Estados Unidos no gana en Europa la Ryder desde 1993.

El capitán estadounidense, Jim Furyk, sabe que los jugadores europeos se crecen en esta competición, a la que suelen acudir más motivados, y advierte que no habrá exceso de confianza en sus hombres.

"No estamos preocupados por un exceso de confianza. Hemos hablado de ello. Saben del talento y el orgullo del equipo rival. Nadie está poniendo la carreta antes que el caballo en nuestro equipo. Saben que es un desafío", señaló Furyk.

Justin Rose, el número uno europeo y segundo del mundo, piensa que el cansancio puede ser mayor en su rival, al haber jugado más torneos los norteamericanos en las últimas fechas.

"Creo que nuestro equipo está más fresco, por lo que va a ser un duelo interesante", dijo.

Once de los doce estadounidenses jugaron la semana pasada en Atlanta y afrontaron un largo viaje a París, frente a solo seis europeos.

El norirlandés Rory McIlroy, sexto jugador del mundo, piensa que la unidad y buen ambiente reinantes en el equipo europeo es una baza a su favor.

- Unidad europea -

"La fuerza de Europa es que hemos estado muy unidos y aunque haya diferencias las dejamos fuera durante una semana. Así tratamos de ser y nos suele ir bien en la Ryder en los últimos años", explicó el norirlandés.

"Pero el equipo estadounidense se ha mostrado un poco más cohesionado en los últimos años y tiene que ver con los chicos jóvenes que han ido llegando a su grupo, aceptando la importancia del desafío y dándose cuenta de lo bueno que es en sus carreras", añadió McIlroy.

Uno de los encargados de crear un ambiente positivo y de camaradería es el español Sergio García, que juega su novena Ryder a sus 38 años, habiendo ganado cinco.

"Ha sido el alma del equipo durante los últimos años. Nunca deja que el ambiente se vuelva serio y pienso que eso es una de las buenas cosas del equipo europeo en los últimos años. Hemos dejado los egos fuera y no se permite a nadie tenerlo", añadió McIlroy.

El español Jon Rahm cree que el espíritu de equipo es muy importante y Europa, según él, lo tiene.

"La energía de Sergio para el equipo es muy positiva y contagiosa. Es muy bueno tener gente como él al lado en un evento como éste porque hace que todo el mundo tenga esa energía y que todos estemos juntos. No hay mejor sentimiento que ganar en equipo", señaló el vasco.

Y el propio Sergio García sabe que esa fórmula da buenos resultados.

"Si se logra eso un ambiente positivo, es más fácil para todos jugar mejor", resumió el castellonense.

Europa juega sus bazas con el hecho de ser local y su pasión y buen ambiente, Estados Unidos confía en que sus mejores resultados de este año se reflejen en la Ryder.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.