Saltar al contenido principal

Los vivos y los muertos conviven en "Los silencios", de la brasileña Beatriz Seigner

Anuncios

San Sebastián (España) (AFP)

En América Latina las personas "conviven" con los muertos y esto es especialmente evidente en una isla en plena Amazonía que recibe a desplazados del conflicto colombiano, mostrada en un drama fantástico que la brasileña Beatriz Seigner presentó este miércoles en San Sebastián.

"Los silencios", el segundo largometraje de la realizadora, se desplaza a la "isla de la fantasía", un pedazo de tierra entre Brasil, Perú y Colombia donde los vivos hacen vida con sus fantasmas.

"Es una película de fronteras, entre culturas, entre los vivos y los muertos, entre documental y ficción, entre las aguas de los ríos que confluyen", explicó Seigner tras la proyección de su película en el Festival de cine de San Sebastián (norte de España).

Con una espectacular fotografía en medio de la selva, el filme sigue a ese lugar a Amparo, interpretada por la actriz colombiana Marleyda Soto, desplazada junto a sus dos hijos. Un día, en su nuevo hogar, reaparece el padre, desaparecido tiempo atrás en el conflicto colombiano.

"Hay una cosa en toda América Latina, que es esto de convivir con los muertos, con los espíritus, de no tener miedo de ellos", dijo Seigner.

"Estas presencias pueden ser de amor, de cuidado, los muertos cuidan de los vivos", señaló la directora, cuyo primer largo, la coproducción indo-brasileña "Bollywood Dream" de 2009, tuvo gran eco en festivales.

En un viaje, Seigner descubrió la "isla de la fantasía", un peculiar paraje que suele estar varios meses al año bajo agua, y allí le hablaron "de los fantasmas de la isla", por lo que se dio cuenta de que era "el lugar perfecto para tener esta película".

La isla, que pasa varios meses bajo el agua, le sirvió también como un símbolo del "estado de suspensión" de los desplazados o los inmigrantes "que están esperando una visa y se encuentran en ese estado de espera".

Allí además conoció a varios de los personajes de esta coproducción entre Brasil, Colombia y Francia, ya que en la pantalla se mezclan "actores profesionales con personas locales".

"La abuelita, la vendedora de pescado, son todas personas que encontré en la búsqueda e incorporé sus historias en el guión", cuenta Seigner sobre "Los silencios", mostrada también en la sección de la Quincena de Realizadores de Cannes.

- Un drama imposible de fingir -

En desgarradoras escenas, aparecerán también exguerrilleros de las ya disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), antiguos paramilitares, madres de víctimas...

"Es imposible para alguien actuar en este tipo de drama", explica la directora sobre su decisión de dejar que ellos mismos contaran sus historias, en este largometraje que por momentos se pinta de documental.

De hecho, el guion recoge anécdotas reales, como un intento de desalojo de los habitantes de la zona para construir un casino.

"Es algo que me contaron ahí, y pasa en muchas partes del Amazonas, que se desarrolla una comunidad y luego descubren cualquier cosa valiosa y los intentan desplazar", dijo Seigner. "'Abuelita' fue quien enfrentó a las autoridades que los querían sacar de ahí y aún están resistiendo", agregó.

"Los silencios" compite en el Festival de San Sebastián en el apartado Horizontes Latinos, en el que se mide con otros once filmes de Paraguay, México, Chile, Argentina y Brasil.

Los premios serán entregados la noche del sábado en la gala de clausura del festival.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.