Saltar al contenido principal

Pocos logros un año después del llamado de Macron a refundar Europa

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, saluda a la canciller alemana, Angela Merkel, el 7 de septiembre de 2018 en Marsella, Francia
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, saluda a la canciller alemana, Angela Merkel, el 7 de septiembre de 2018 en Marsella, Francia AFP/Archivos
ANUNCIOS

París (AFP)

Un año después de su llamado a una "refundación" de la Unión Europea para frenar la ola populista, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha obtenido algunas victorias pero sin lograr movilizar plenamente a sus socios europeos, coinciden analistas.

El 26 de septiembre de 2017, el joven mandatario francés pronunció un discurso en la Universidad de la Sorbona en el que desgranó su ambicioso plan para transformar una Europa "demasiado débil, demasiado lenta, demasiado ineficaz" y abogó por una Europa "a varias velocidades", alrededor de un motor franco-alemán consolidado.

"Un año después de ese discurso podemos decir que Emmanuel Macron ha registrado algunas victorias simbólicas (como en el ámbito de la defensa, ndlr.) pero se ha enfrentado a una degradación del paisaje político europeo", comenta para la AFP Sébastien Maillard, director del Instituto Jacques Delors.

Las urnas no han jugado a favor del campo del presidente francés, el del liberalismo económico y político. Las formaciones populistas y proteccionistas prosperan en Italia, Austria y Hungría, aupadas por la crisis migratoria que los líderes europeos no logran resolver eficazmente, lo que provoca tensiones políticas.

"El contexto es difícil", admitió Macron la semana pasada en Salzburgo. El presidente intenta unir a los líderes que comparten su ideología, pero en realidad está aislado, y sobre todo no tiene un socio sólido con el cual contar.

"Debe estar muy decepcionado ya que ha tenido muy poco apoyo de varios países europeos claves", estima Judy Dempsey del centro de análisis Carnegie Europe.

La primera en la mira es la canciller alemana, Angela Merkel. Si Emmanuel Macron esperó cuatro meses después de su elección para hablar de la Unión Europea es porque esperaba conocer los resultados de las elecciones generales alemanas del 24 de septiembre de 2017 Pero estas elecciones derivaron en una compleja coalición.

El presidente francés "tendió la mano a Berlín dos días después de las elecciones en Alemania, pero Berlín no se la dio", considera Ronja Kempin de la Fundación Ciencia y Política (SWP) en Berlín.

- Letargo alemán -

"Su discurso se enfrentó con una Alemania que no estaba en absoluto en un estado político para responderle, pero su proyecto solo podía funcionar con apoyo de Alemania", abunda Maillard.

"Es esta la tragedia de Macron, que no pudo encontrar en Europa un verdadero socio para portar su visión", añade.

"El verdadero problema no es la debilidad de la canciller, sino un letargo generalizado en Alemania con respecto a la UE", estima Kempin. "Alemania está en un statu quo desde la crisis financiera: el desempleo es bajo, la economía está en auge, desde el punto de vista económico, la UE funciona bien" para ella, explica.

Pero Macron espera un día obtener el apoyo de Merkel. La acción francesa para Europa "debe basarse en el motor franco-alemán, un motor franco-alemán con proyectos precisos", señaló una fuente de la presidencia.

La siguiente gran prueba en el proyecto europeo llegará en mayo con las elecciones europeas. Desde ya, los analistas prevén un enfrentamiento del campo liberal, liderado por Emmanuel Macron, con los países del antiguo bloque comunista, dirigido por el primer ministro húngaro, Viktor Orban.

El presidente francés "quiere convertir las elecciones europeas en un referéndum contra el populismo, pero esta estrategia es arriesgada", advierte Kempin.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.