Argentina dejará de intervenir en el mercado cambiario, pero habrá topes

Anuncios

Buenos Aires (AFP)

El Banco Central de Argentina se abstendrá de intervenir en el mercado cambiario, pero fijará topes mínimos y máximos y mantendrá un "estricto control" del crecimiento de la base monetaria para disminuir la inflación, anunció este miércoles su nuevo presidente Guido Sandleris.

A partir del 1 de octubre, se permitirá la libre flotación de la moneda en un rango de entre 34 y 44 pesos por dólar, sin ningún tipo de intervención del organismo emisor, explicó Sandleris minutos después de que el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, anunciaron en Nueva York la ampliación del crédito de 50.000 millones de dólares otorgado en junio a 57.100 millones de dólares.

"Se inicia una nueva etapa donde dejamos atrás las intervenciones bancarias y volvemos a enfocarnos en la política monetaria como ancla", aseguró el presidente del Banco Central.

"Este nuevo esquema monetario permitirá reducir la inflación y recuperar la previsibilidad y la estabilidad de precios que Argentina tanto necesita", aseguró.

Argentina es la economía emergente que más ha sufrido este año, con una depreciación de su moneda de cerca de 50% desde enero y una inflación acumulada de 24,3% hasta agosto.

La moneda argentina se cotizó a 39,45 por dólar este miércoles, una baja de 1,19% respecto al martes.

- Zona de no intervención -

Sandleris explicó que se ha definido una "zona de no intervención" en el mercado cambiario, en el rango entre los 34 y los 44 pesos por dólar.

Pero si el tipo de cambio supera los 44 pesos por dólar, el Banco Central intervendrá con la venta de hasta 150 millones de dólares diarios.

Si en cambio se ubica por debajo de los 34 pesos por dólar, el Banco Central comprará reservas internacionales.

Todo esto dentro de un "estricto control de crecimiento de la base monetaria para reducir la inflación", insistió Sandleris.

"Argentina necesita un ancla simple y contundente, un muy estricto control sobre la presencia de dinero en la economía. Tomaremos medidas para que la base monetaria crezca 0% de acá a junio del año próximo", dijo.

Sandleris se desempeñó como viceministro de Economía hasta el martes pasado, cuando asumió la presidencia del Banco Central ante la renuncia de Luis Caputo, quien permaneció apenas tres meses en el cargo.

"Han sido tiempos muy duros, la volatilidad financiera internacional ha generado en nuestro país una aceleración de la inflación, una caída en la actividad económica y una depreciación de la moneda", enumeró Sandleris, al identificar el déficit fiscal y la inflación como las vulnerabilidades de la economía argentina.

El gobierno del presidente Mauricio Macri se comprometió a lograr el equilibrio fiscal en 2019 y presentó al Congreso un presupuesto en esa línea.

En 2017, Argentina registró un déficit fiscal de 3,9% y para este año la meta es de 2,7%.