Saltar al contenido principal

Argentina obtiene del FMI más crédito para acelerar su plan de estabilización

Anuncios

Nueva York (AFP)

Argentina obtuvo el miércoles del Fondo Monetario Internacional (FMI) un aumento de su crédito y un aceleración de los desembolsos para estabilizar su economía y frenar la caída de su moneda.

"Argentina y el FMI llegaron a un nuevo acuerdo para fortalecer el Programa Stand-By (SBA) de 36 meses aprobado el 20 de junio pasado" por 50.000 millones de dólares, dijo en Nueva York el ministro argentino de Economía Nicolás Dujovne en una conferencia de prensa con la directora gerente del FMI Christine Lagarde.

"El nuevo acuerdo comprende desembolsos totales por USD 57.100 millones, lo que representa un incremento de USD 7.100 millones con respecto al acuerdo previo"", añadió Dujovne.

Los desembolsos previstos hasta fin de año pasarán de 6.0000 millones de dólares a 13.400 millones y los del año 2019 que eran por 11.400 millones de dólares fueron duplicados.

El nuevo acuerdo, que aún debe ser aprobado por la junta de directores del FMI, permitirá a Argentina superar las turbulencias de los últimos meses, afirmó Dujovne.

A diferencia de lo pactado en junio, los fondos no tienen carácter precautorio sino que pueden ser utilizados como "soporte presupuestario", explicó-

La clave del acuerdo, según Lagarde, es que Macri, que carece de mayorías en el Congreso, logre aprobar el presupuesto de 2019 para alcanzar equilibrio fiscal en 2019 y superávit primario de 1% en 2020. "La aprobación del Congreso al presupuesto de 2019 será un paso esencial", advirtió.

Lagarde dijo que el programa, que implica una dura cura de austeridad, está destinado "a reforzar la confianza y estabilizar la economía", así como a apoyar a las poblaciones más vulnerables a los efectos de las políticas de ajuste.

El pedido de auxilio al FMI, desató generalizadas protestas y una jornada de huelga general el martes, en un país, aún traumado por la monumental crisis de 2001.

"Siempre fue así", dijo en el centro de Buenos aires Daniel Pacheco, un empleado de 57 años. "Son ciclos de diez años. Volvimos a la situación de que la economía es un desastre. Lo que podías comprar antes de todo con el dólar a 20 (pesos por dólar ) ahora a casi 40, no se puede" dice resignado.

"Nos endeudamos, no tenemos futuro. No escuché (el anuncio de hoy). Trato de no escuchar para no hacerme mala sangre", afirma Viviana Díaz, una empleada pública de 35 años.

Ante el malhumor de los argentinos, Lagarde dijo que el plan incluye mantener y aún expandir planes sociales. "Adicionalmente, si las condiciones sociales empeoran el presupuesto para prioridades sociales será aumentado ajustado dentro del acuerdo stand by", aseguró .

- Prioridad: la inflación -

Lagarde dijo que la ampliación del crédito implicará una política monetaria centrada en contener la inflación y una política cambiaria de flotación sin intervención. En caso de que el tipo de cambio tenga variaciones bruscas, el Banco Central podría intervenir limitadamente para evitar el desorden de las condiciones del mercado, dijo el FMI.

En Buenos Aires el presidente del Banco Central de Argentina Guido Sandleris, explicó que se permitirá la flotación libre de la moneda en un rango de entre 34 y 44 pesos por dólar. Si supera el tope, el BCRA intervendrá en el mercado con hasta 150 millones de dólares diarios.

Este miércoles el desvalorizado peso argentina cerró a 39,45 por dolar.

"Se inicia una nueva etapa donde dejamos atrás las intervenciones bancarias y volvemos a enfocarnos en la política monetaria como ancla", aseguró Sandleris.

El funcionario asumió el martes luego de que renunciara Luis Caputo quien, según algunos analistas, estaba en desacuerdo con el FMI sobre la estrategia monetaria a aplicar.

- En busca de confianza -

Argentina originalmente obtuvo un préstamo del FMI de 50.000 millones dólares en junio, del que le fue entregado un tramo inicial de 15.000 millones.

Sin embargo los mercados no mostraron confianza en los planes argentinos y huyeron hacia el dólar. Macri pidió entonces al FMI un desembolso acelerado de los restantes 35.000 millones de dólares para enfrentar la volatilidad y mostrar que puede honrar los compromisos hasta fines de 2019.

Lagarde dijo que "la inflación persistentemente alta continúa erosionando la base de la prosperidad económica en Argentina" y para enfrentarla, las "autoridades cambiarán hacia un régimen de política monetaria más fuerte, más simple y verificable".

Lagarde explicó que Argentina mantendrá las tasas de corto plazo en su actual nivel de 60% con el objetivo de reducir rápidamente la inflación, que se espera llegue al 40% para fin de año.

El peso argentino perdió alrededor del 50% ante el dólar desde el comienzo del año, incluido 20% en dos días en agosto después de que Macri anunció que estaba tratando de renegociar el préstamo del FMI.

Desde entonces, Macri presentó medidas de austeridad enormemente impopulares, que incluyen reducir a la mitad el número de ministerios del gobierno y restablecer impuestos a las exportaciones de granos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.