Saltar al contenido principal

El Kurdistán iraquí encara resignado las elecciones legislativas

Anuncios

Erbil (Irak) (AFP)

En septiembre de 2017 el Kurdistán iraquí votó por su independencia en un referéndum, pero un año después, cuando los electores están convocados para los comicios legislativos, el sueño de un Estado parece estar bien lejos.

Los políticos "gastan un dinero loco para imprimir sus carteles de campaña. Y cuando alguien que necesita pide ayuda, responden que estamos en crisis y que no hay dinero", se queja Abalá Mohamed, un jubilado kurdo de 69 años.

"Por eso estas elecciones no me interesan", continúa, señalando los carteles de campaña.

Hace un año, las banderas verdes, blancas y rojas de los kurdos ondeaban en las calles, el 93% de los electores votaron masivamente por el sí a la independencia del Kurdistán iraquí.

Desde entonces, resignado a reanudar la armonía con Bagdad, la región autónoma que vio esfumarse así los ingresos confortables que le hubiese dejado el petróleo, elige el domingo a sus diputados. Pero sin ningún tipo de entusiasmo.

- "Poner en peligro el Kurdistán" -

En la segunda ciudad de Kurdistán, Solimania, al este de Erbil, Ahmed Bashdari, 65 años, acudirá el domingo a las urnas, "a favor de los que no ponen en peligro el Kurdistán", dice a AFP.

Hace un año algunos temieron lo peor. Menos de tres semanas después de la consulta, los blindados de las fuerzas federales iraquíes avanzaron a las zonas en disputa cuyo control estaba en manos de los kurdos sin que Bagdad lo autorizase.

En la provincia petrolera de Kirkuk --cuyos ingresos por el crudo son vitales para financiar el sueño de un Estado-- la respuesta kurda fue muy dispar, dando así una idea sobre la fractura que prevalece entre los dos clanes en el poder.

Por un lado, el gobernador kurdo de la provincia multiétnica convocaba a la televisión para hacer llamados a tomar las armas; por el otro los combatientes kurdos se retiraban de las posiciones en disputa sin luchar.

El gobernador adoptaba la línea del Partido Democrático de Kurdistán (PDK), movimiento del expresidente de la región, Masud Barzani, que impulsó el referéndum. Los otros dependían del partido del fallecido presidente de Irak, Jalal Talabani, la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK).

- "Víctimas del sistema" -

Para Wahid Kurdi, un excombatiente peshmerga de 57 años residente de Erbil, su voto estará sobre todo influenciado por la situación de los "kurdos que sufren en Kirkuk" y las otras zonas disputadas.

"Una vez en el Parlamento, los diputados no tienen que olvidar todas las zonas disputadas y trabajar para que regresen a las fronteras del Kurdistán", dijo a AFP.

Este tema --sobre todo el de los ingresos por las exportaciones de petróleo-- pesará en los comicios del domingo, así como el sueño de un Estado independiente, una "situación de frustración" para las tres millones de personas que votaron a favor de la independencia en 2017, explica Adel Bakawan, director general del Kurdistan Centre for Sociology (KCS) de la Universidad Soran, cerca de Erbil.

"Los independentistas esperan recuperar esos votos", analiza.

El PDK ya cosechó sus frutos en las legislativas iraquíes de mayo. Arrasó con 25 escaños en el Parlamento de Bagdad, "lo que lo deja como el primer partido a escala iraquí", señala el investigador.

"Todo indica que el PDK dominará" el domingo, afirma a AFP, triunfante, Sobhi al Mendalaui, dirigente de la formación en Erbil.

- Exclusión y desconfianza -

Pero la predominancia en la vida política kurda del PDK y del UPK "excluye a los micropartidos en la toma de las grandes decisiones", señaló Bakawan.

Esto favoreció un movimiento de "desconfianza" que podría, como en las legislativas de mayo, traducirse en un récord de abstención.

Una baja participación haría que "se mantenga en el poder el PDK" advierte Abderrazzaq Sharif, miembro del consejo nacional de Goran ("Cambio" en kurdo), partido que busca crear desde hace 10 años un espacio político fuera de los dos principales partidos, a los que acusa de corrupción.

A diferencia de los dirigentes kurdos que mantuvieron el referéndum cuando Bagdad pedía que fuera suspendido, "Goran defiende una real participación de los kurdos en el gobierno central", agregó.

Los dirigentes, tanto de Kurdistán como de Bagdad, "deben hacer concesiones para que sus conflictos no pudran más la vida de la gente", dijo Ahmed Bashdari.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.