Saltar al contenido principal

Erdogan viaja a Alemania en busca de una reconciliación

Anuncios

Berlín (AFP)

El presidente turco y la canciller alemana se reúnen este viernes en Berlín con el objetivo de mejorar las relaciones entre ambos países, una misión complicada por las críticas pasadas de Recep Tayyip Erdogan y las dificultades políticas de Angela Merkel.

En un tribuna publicada el jueves en Alemania, Erdogan aseguró que su visita iba a abrir "una nueva página" de las relaciones tras dos años de tensiones, en los que Ankara le reprochó a Berlín su falta de apoyo tras el golpe de Estado fallido de 2016.

El presidente turco afirmó tener "expectativas muy concretas" respecto a Berlín, en concreto una participación en su lucha encarnizada contra los partidarios del predicador Fethullah Gülen, al que Ankara acusa de haber instigado la intentona golpista. Las autoridades alemanas siempre se han negado a intervenir en esa cuestión hasta el momento.

Los dos dirigentes, que darán una rueda de prensa en común hacia el mediodía, se entrevistarán un día después de la atribución de la Eurocopa de fútbol de 2024 a Alemania en detrimento de Turquía, una batalla en la que Erdogan se había implicado personalmente, apoyando incluso al jugador alemán de origen turco Mesut Özil, que acusaba a la federación alemana de racismo.

- Llamamiento a la firmeza -

En Alemania, en las últimas semanas, se han multiplicado los llamamientos para que Merkel se muestre firme ante el presidente turco, en particular sobre el caso de los cinco alemanes que siguen detenidos en Turquía por "motivos políticos".

"Erdogan debe oír cómo Berlín cuestiona su política, una política que limita las libertades, viola los derechos humanos", denuncia el diario conservador FAZ.

Una línea defendida también por los Verdes, la izquierda radical y la extrema derecha (AfD) y de las oenegés Human Rights Watch o Amnistía Internacional.

Varios grupos turcos y kurdos opuestos a Erdogan tienen previsto manifestarse el viernes en Berlín, y el sábado en Colonia, donde el presidente turco inaugurará una mezquita.

En otro ejemplo del malestar suscitado por la visita del dirigente turco, varias personalidades políticas, entre ellas Merkel, no acudirán al banquete celebrado el viernes por la noche en honor de Erdogan en el palacio de Bellevue, la residencia oficial del presidente alemán.

Berlín no ha perdonado los ataques incesantes de Erdogan, sobre todo sus acusaciones de "nazismo" lanzadas el año pasado contra el Gobierno alemán.

Es por tanto probable que la canciller, debilitada por un año de crisis gubernamentales y por las tensiones sobre la política migratoria en el seno de su coalición, mantenga cierta distancia con el dirigente turco.

No quiere, sin embargo, enemistarse con Ankara, ya que Alemania tiene una comunidad turca de tres millones de personas y que Turquía es un socio imprescindible para impedir una nueva llegada de demandantes de asilo desde Siria.

- "Islamofobia" en Europa -

Merkel y Erdogan abordarán la situación en Idlib, el último gran bastión de los rebeldes sirios, después de que el Gobierno turco cerrara un acuerdo con Moscú para imponer una zona desmilitarizada en esa provincia.

El objetivo es evitar una ofensiva del régimen sirio, que provocaría la huida hacia Turquía, y tal vez hacia Europa, de cientos de miles de sirios.

El tema es importante para Merkel, cuya decisión de acoger a más de un millón de demandantes de asilo en 2015 y 2016 provocó un avance histórico de la extrema derecha (AfD) en las legislativas de septiembre de 2017 y debilitó mucho a la canciller.

El presidente turco tiene previsto, por su parte, hablar del crecimiento de los partidos antimigrantes y antiislam, algunos de los cuales entraron en gobiernos europeos.

"El auge del radicalismo de derechas y del racismo institucional es actualmente el mayor peligro para el orden democrático de la Unión Europea", escribe Erdogan en su tribuna, en la que denuncia "la islamofobia" que bloquea la entrada de Turquía en la Unión Europea.

También querrá hablar de economía, en un momento en el que su país afronta una crisis grave, con la esperanza de lograr "medidas" de Alemania para fortalecer las relaciones comerciales entre ambos países.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.