España revisa a la baja su crecimiento en el segundo trimestre, hasta el 2,5%

Madrid (AFP)

Anuncios

La economía española creció un 2,5% interanual en el segundo trimestre, anunció este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE), rebajando en dos décimas una estimación anterior.

El crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) también fue revisado a la baja para el primer trimestre, al 2,8% frente a la estimación anterior del 3%.

Después de tres años de crecimiento de al menos el 3% una vez superada la crisis, esta revisión refleja la desaceleración de la cuarta economía de la zona euro.

Esta variación llega días después de que el Banco de España revisara también a la baja sus previsiones de crecimiento, que se ubican ahora en un 2,6% este año, 2,2% para 2019 y 2% para 2020.

Por su parte, el gobierno prevé un aumento del 2,7% para este año.

El Banco Central atribuyó este cambio a "las repercusiones de la combinación de políticas económicas aplicadas en Estados Unidos sobre las condiciones financieras globales" y "la escalada de medidas de proteccionismo comercial".

También apuntó a la "incertidumbre acerca de la orientación futura de las políticas económicas en un contexto de elevada fragmentación parlamentaria".

El gobierno socialista de Pedro Sánchez, llegado al poder en junio, dispone únicamente de 84 diputados en un Congreso de 350 y depende del apoyo de la izquierda radical de Podemos, los independentistas catalanes y los nacionalistas vascos.

Las cifras del INE muestran el freno de las exportaciones de bienes y servicios, un factor fundamental del dinamismo de España, que aumentaron solo un 2,3% respecto al 5,4% del mismo periodo de 2017.

La exportación de servicios, que incluye el turismo, se frenó en cifras similares, afectada por el declive de las llegadas de visitantes que vuelven a destinos como Egipto y Turquía tras un año récord para el sector español.

Las importaciones de bienes progresaron un 4,4% contra un 3,4% el año anterior mientras que las importaciones de servicios cayeron, un 8,7% contra un 10,4%.

El consumo nacional también se mostró un poco menos vigoroso, bajando al 2,2% contra un 2,3%.

En cambio, la aportación de la construcción al crecimiento se reforzó (+7,1% contra +6,5%).

En términos intertrimestrales, el crecimiento se mantuvo estable en el 0,6% en el segundo trimestre, confirmando la estimación de julio, pero cayó levemente en el primero, del 0,7% al 0,6%, respecto al cálculo inicial.

A pesar de su dinamismo, la economía española todavía presenta un mercado laboral precario: el desempleo, que rozó el 27% a finales de 2013, es ahora del 15,3%, la segunda tasa más alta de la Unión Europea después de la de Grecia.