Viktor Orban celebra el discurso "antiglobalización" de Donald Trump

Anuncios

Budapest (AFP)

El primer ministro nacionalconservador húngaro, Viktor Orban, celebró el viernes el discurso "antiglobalización" en la Asamblea General de la ONU del presidente estadounidense Donald Trump, al que consideró un "icono" para el movimiento soberanista.

Para el dirigente húngaro, Donald Trump adquiere cada vez más el estatus de "fenómeno, de icono [...] representando más que a sí mismo", consideró en un discurso en la radio pública.

Trump ensalzó el martes en la tribuna de la ONU la "soberanía" y denunció "la ideología de la globalización", dos de los pilares de Orban, convertido en emblema de esta corriente de pensamiento en Europa.

"Durante las últimas décadas, Estados Unidos tuvo de alguna manera la misión de hacer el mundo mejor, cuando en realidad iba contra los intereses estadounidenses", consideró Orban.

Durante las administraciones precedentes, y especialmente las de Barack Obama, "Estados Unidos pensaba saber lo que era bueno, moral, justo, y cómo debía ser el mundo", continuó.

Pero en realidad "quería imponer su voluntad al mundo entero, incluido a Hungría", dijo Orban, un admirador reivindicado del modelo de sociedad "iliberal" del presidente ruso Vladimir Putin.

Trump "decretó el fin de esta política" y ahora Hungría ya no necesita "defenderse" frente a los intentos de influencia estadounidense, celebró el dirigente húngaro.

Orban, uno de los primeros dirigentes en felicitar a Trump por su elección hace dos años, fue criticado durante la administración Obama por la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, por sus ataques a la libertad de prensa, a la justicia y la sociedad civil.

Las palabras de Orban, cuyo país entró en la Unión Europea (UE) en 2004, se distancian de la opinión de la mayoría de los países europeos, mayoritariamente contrarios al giro aislacionista e imprevisible de Trump.

El Parlamento Europeo activó a mediados de septiembre el artículo 7 que puede provocar sanciones contra Hungría, en especial por sus ataques a los valores de la UE en materia de libertades públicas y de derechos de los migrantes.