Saltar al contenido principal

El centroizquierda italiano busca resurgir con una manifestación en Roma

Anuncios

Roma (AFP)

El Partido Democrático italiano (PD, centroizquierda), alicaído desde sus malos resultados en las legislativas de marzo, intenta movilizar a sus seguidores este domingo con una manifestación en el centro de Roma.

La dirección del PD y sus responsables regionales preparan "con ansiedad" la manifestación del 30 de septiembre, "que será la prueba de que el partido sigue vivo", aseguraron dirigentes citados esta semana por el diario La Stampa.

El partido, que dirigió Italia entre 2013 y 2018, inició su descenso a los infiernos tras las elecciones europeas de 2014 en las que, liderado por su joven líder y jefe de gobierno Matteo Renzi, logró una victoria contundente con un 41% de los votos.

A partir de entonces, el PD empezó a encadenar las derrotas. En mayo de 2015 perdió la región de Liguria y la alcaldía de Venecia, entre otros bastiones.

En junio de 2016, sufrió otro varapalo cuando Roma y otra gran ciudad, Turín, quedaron en manos del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S).

Y en diciembre del mismo año, un 59% de los votantes rechazaron en referéndum una reforma constitucional promovida por Renzi, que dimitió a raíz de esa nueva derrota.

La mala racha continuó. En junio de 2017, el PD perdió la ciudad de Génova que había gobernado durante décadas; en noviembre, cedió la región de Sicilia; y en marzo de 2018 tocó fondo al obtener el 18,7% de los sufragios en las legislativas, su mínimo histórico.

"Y existe el riesgo de que caiga aún más bajo. Vivimos tiempos inciertos, es difícil hacer previsiones", declara a la AFP Roberto D'Alimonte, director del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Luiss de Roma y del Centro Italiano de Estudios Electorales (CISE).

- Un nuevo liderazgo -

"El PD necesita un nuevo liderazgo. Hoy en día, un partido sin líder no va a ninguna parte", prosigue D'Alimonte.

Aunque ya no es el líder del PD, Renzi sigue siendo su principal figura y sus aliados son mayoritarios en el actual equipo dirigente, a la espera del próximo congreso del partido.

"Es un poco como Silvio Berlusconi para Forza Italia, una presencia molesta" que lastra a su partido, opina D'Alimonte.

Al igual que otros partidos de centroizquierda en Europa, el PD se ha hundido al alejarse de su electorado tradicional, y los últimos sondeos, que le atribuyen un poco más del 16% en intención de voto, no auguran un cambio de situación.

Según estudios del CISE, la formación se ha olvidado de las preocupaciones de su base electoral como la lucha contra las desigualdades económicas o la inmigración clandestina, que incluso los votantes de izquierdas consideran como un problema.

La consecuencia es que muchos ven al PD como un partido "de las élites", con un electorado de la clase "media-alta", asegura el CISE.

El Partido Democrático ofrece "el espectáculo de un partido que está en las últimas, de dirigentes que se pelean", escribe el diario La Repubblica.

¿Se debe esto "a una clase dirigente que no da la talla? Es posible, pero hay una hipótesis aún peor", escribe el periódico.

"El PD agoniza porque los ideales de democracia política que aún defiende, pese a todo, son inútiles hoy en día" frente a la ola populista y el rechazo a las élites, concluye La Repubblica.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.