Jon Rahm, un sueño cumplido en la Ryder

Anuncios

Saint-Quentin-en-Yvelines (Francia) (AFP)

Jon Rahm creció en Barrika, cerca de Bilbao, soñando con la Ryder Cup de golf y viendo los partidos de Tiger Woods, uno de sus ídolos. Este domingo cumplió varios sueños ganando al mítico jugador y ayudando a Europa a llevarse el título.

Ganó su primer partido en un torneo en el que debutaba a sus 23 años. Había perdido sus dos primeros encuentros, por lo que a la tercera fue la vencida y ganó a Tiger, contribuyendo a la victoria final de Europa por 17,5 a 10,5.

El norteamericano, que sumó su cuarta derrota y deja el torneo aportando cero puntos, estuvo desconocido en la Ryder una semana después de haber ganado su primer torneo en cinco años (el Tour Championship en Atlanta).

El vasco Rahm, octavo jugador del mundo, acabó ganando por dos hoyos arriba y uno por jugar, ante un Tiger Woods no estaba fino pateando, haciendo cuatro sonrojantes bogeys.

Con ese punto, Rahm colocaba con ventaja a Europa con 12,5 frente a 9,5 puntos, quedando a dos de la victoria después de que Estados Unidos llegara a colocarse a uno (10,5 frente a 9,5).

"Es mi mejor sueño hecho realidad. Desde que me enteré con quién iba a jugar, hablé con todos los que habían jugado contra él. Mentalmente, he salido muy fuerte. Había mucho estrés, mucha presión. Sabía que el resto de compañeros no iban ganando. Pero me he mantenido en el presente, paso a paso sin enfadarme", dijo Rahm.

"No se puede sentir nada mejor. Jugué realmente bien todo el partido. En el 16 fallé en un putt corto, pero también pateé un par de putts bastante buenos", añadió.

- Homenaje a su abuelo -

"Me vienen a la mente Severiano Ballesteros, al que le hubiera gustado estar aquí. Mi abuelo (Sabin Rahm) al que le hubiera gustado estar aquí ahora y que murió cuando yo estaba en el PGA, que era mi mayor fan. Muchas cosas pasan por mi cabeza", explicó.

El abuelo de Rahm, que era delegado de los equipos infantiles del Athletic Bilbao, murió hace unas semanas. Su mujer Miren, abuela de Jon, estuvo presente en esta Ryder Cup.

"Y derrotar a Tiger, uno de los más grandes, si no el más grande, el domingo, en un punto vital. Es la mejor sensación de mi vida", añadió.

Rahm estaba seguro que iba a ganar a Tiger Woods y así se lo dijo a su capitán Thomas Bjorn.

"Le dije que iba a ganar, que no se preocupara por mí, que estaba cansado de no ganar este semana. Le dije que me pusiera a jugar entre los cinco primeros (salió el cuarto). Le dije 'tendré que ganar a Tiger. Y he ganado a Tiger", señaló.

Rahm empezó con ganas y un birdie en el primer hoyo le dio ventaja. Woods andaba inseguro con el putt, pero inesperadamente cometió un error con el drive en el séptimo hoyo, que ponía a Rahm con dos arriba.

- Desconocido Woods -

Woods, que no parecía estar en su mejor momento, con dos bogeys en la mitad del recorrido, renació en el hoyo nueve con un eagle, que le acercaba a Rahm, que seguía uno arriba.

El norteamericano se recuperó y un birdie en el hoyo 12 le permitió empatar el partido.

Pero solo fue un espejismo, que en los dos siguientes hoyos hizo dos bogeys que permitieron a Rahm ponerse dos arriba simplemente haciendo el par.

Quedaban cuatro hoyos, y Rahm solo tenía que asegurar para llevarse el punto, pero el vasco cometió un error en el 16 haciendo su segundo bogey, que metió de nuevo a Woods en el partido.

Con dos hoyos por hacer, el vasco estaba uno arriba, pero Rahm hizo en el 17 su cuarto birdie del partido, que selló su victoria, ante un Woods que acabó con solo dos y ese eagle en el noveno hoyo.

Tras el partido e impresionado por ganar a uno de sus ídolos, Rahm no pudo evitar las lágrimas.

"Me he disculpado con él. Le he dicho: perdona. Estuvo muy majo. Me dijo que no me preocupara y que me lo merecía. El golf me gustó entre otras cosas viéndole a él. Puedo decir que Tiger me ha visto llorar. Había muchas razones para llorar", explicó.