Saltar al contenido principal

Brasil, polarizado en vísperas de las elecciones presidenciales del 7 de octubre

Fotomontaje que muestra al candidato presidencial Jair Bolsonaro asistiendo al debate televisivo en el estudio Rede TV en Osasco, Brasil, el 17 de agosto de 2018, y al candidato presidencial Fernando Haddad asistiendo a un debate televisado en Sao Paulo, Brasil, el 26 de septiembre de 2018.
Fotomontaje que muestra al candidato presidencial Jair Bolsonaro asistiendo al debate televisivo en el estudio Rede TV en Osasco, Brasil, el 17 de agosto de 2018, y al candidato presidencial Fernando Haddad asistiendo a un debate televisado en Sao Paulo, Brasil, el 26 de septiembre de 2018. Paulo Whitaker / Nacho Doce / Reuters

El 7 de octubre, Brasil celebra la primera vuelta de las elecciones presidenciales en medio de un ambiente tenso y polarizado entre quienes apoyan al ultraderechista Jair Bolsonaro y quienes van con el progresista Fernando Haddad.

Anuncios

Brasil, el país más grande de la región de América Latina, vive un clima político incierto cuando apenas quedan unos días para las elecciones presidenciales del 7 de octubre. Más de 147 millones de ciudadanos están habilitados para votar y deberán ejercer su derecho, pues el voto es obligatorio en ese país.

El electorado está dividido entre dos extremos: la ultraderecha representada por Jair Bolsonaro, candidato del Partido Social Liberal (PSL) que sufrió un atentado el 6 de septiembre que estuvo a punto de quitarle la vida y del cual apenas se recupera, y la izquierda encarnada en Fernando Haddad, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) que lidera Luiz Inácio Lula da Silva, hoy en la cárcel por corrupción.

Sin embargo, los analistas dicen que en estas elecciones se impondrá el voto "anti" o "contra" pues el apoyo que reciben el uno y el otro pasa más por el rechazo que la aprobación. Las últimas encuestas muestran al candidato de ultraderecha con una intención de voto cercana al 30%, mientras que Haddad tiene ocho puntos porcentuales menos, aunque ha mostrado un alza constante con el paso de los días.

Todo pasa por esas dos orillas, pues otra decena de candidatos, entre quienes se encuentran Ciro Gomes, Geraldo Alckmin, Henrique Meirelles y Marina Silva, no tienen casi posibilidades de pasar a segunda vuelta, según los sondeos, y sus discursos en el último debate presidencial, celebrado el 30 de septiembre y transmitido por la televisión pública, no les sirvió para crecer.

Más allá de que plantearon "unir a Brasil" por medio del diálogo y dejando a un lado la radicalización de los candidatos que puntean las encuestas, lo más interesante sería ver cómo ese reducido sector del electorado va con Haddad o Bolsonaro en la segunda vuelta, que se celebraría el 28 de octubre.

La intención de voto en la segunda ronda iría con Haddad

Aunque lo más seguro es que Bolsonaro gane la primera vuelta, el pronóstico para la segunda contienda no le favorecería ante Haddad. Haddad alcanzaría un 45 por ciento de apoyo, superando el 39 por ciento de Bolsonaro, según la última encuesta realizada por 'Datafolha'.

Para Manuel Martínez, analista político y consultor radicado en la capital Brasilia, ninguno de los dos candidatos va a traer los cambios necesarios para la realidad social de Brasil, pero dice que el triunfo de la izquierda es casi seguro, pues la derecha ha cometido errores en su discurso. "El equipo de Bolsonaro: su vicepresidente Hamilton Mourão y su posible ministro de hacienda, Paulo Guedes, así como el electorado que lo apoya, han hecho declaraciones que muestran un retroceso", dijo Martínez a France 24.

"Cuando Mourão dijo que debía reformarse la Constitución -algo necesario-, pero dijo que los cambios de dicha reforma no debían ser elegidos democráticamente, eso generó miedo en algunos que pensaban dar su voto por Bolsonaro. Muchos volvieron a pensar en una era de dictadura como la que vivió el país entre 1964 y 1985", señala Martínez.

En cambio, dice el experto, el discurso de la izquierda representada por el PT ha sido más acertado. "Aunque las acusaciones en contra de Lula, que lo tienen en la cárcel, tienen un sustento jurídico, él ha sabido cómo leer bien los momentos de la contienda electoral y Haddad lo tiene detrás como un animal político que sabe lo que hace".

Los grandes retos: eliminar la corrupción y recuperar la economía

El efecto de los escándalos de corrupción que han sacudido a Brasil en los últimos años será medido en las urnas. Esto en medio del descontento de los electores después de cuatro años marcados por denuncias contra los políticos más poderosos del gigante latinoamericano, como el caso del 'Lava Jato', que salpicó a políticos de todos los sectores desde 2014.

Las secuelas de esos escándalos serán un desafío para el gobierno que resulte elegido en las elecciones, pero también será vital recuperar a la mayor economía de Sudamérica, que se encuentra estancada con casi 13 millones de personas desempleadas y con una severa crisis que desplomó el Producto Interno Bruto (PIB) en 2015 y 2016 a un 7%. Una crisis de la cual todavía hay efectos visibles.

Con EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.