Saltar al contenido principal

Reino Unido: el partido conservador inició su congreso anual en Birmingham

La primera ministra británica, Theresa May, dirigiéndose al congreso del Partido Conservador en Birmingham, Reino Unido, el 30 de septiembre de 2018.
La primera ministra británica, Theresa May, dirigiéndose al congreso del Partido Conservador en Birmingham, Reino Unido, el 30 de septiembre de 2018. Toby Melville / Reuters

El Partido Conservador, liderado por Theresa May, se reúne hasta el 3 de octubre con motivo del congreso anual de la formación. La primera ministra británica se enfrenta a divisiones en su partido respecto a sus planes con el Brexit.

Anuncios

A seis meses de que se cumpla el plazo para el Reino Unido de abandonar la Unión Europea (UE), Theresa May sigue luchando al interior de su partido para que haya un común acuerdo en su estrategia para hacer efectivo el Brexit.

Luego de que su última propuesta para abandonar el bloque, el llamado plan Chequers, que planteaba una salida suave de la UE, fuera rechazado por los líderes del bloque en el encuentro en Salzburgo, los ataques contra May no faltaron durante el primer día del Congreso del Partido Conservador.

Entre los duros críticos de May están el exalcalde de Londres y exministro de Exteriores británico, Boris Johnson, y el conservador y euroescéptico, Jacob Rees-Mogg.

Brexit: los últimos seis meses más tensos para May

Unión y un mejor acuerdo para Gran Bretaña. Estas fueron las principales peticiones de Theresa May en el primer día del Congreso con los miembros de su partido.

El llamado de May fue para todos, pero sobre todo para los más críticos a su plan Chequers, el cual propone un divorcio no tan traumático con el bloque europeo.

Esto quiere decir que, en vez de imponer una separación definitiva con la UE, se pueda crear una zona de libre comercio para bienes solamente. Chequers quiere evitar además controles aduaneros en un futuro entre Irlanda del Norte -que hace parte del Reino Unido- e Irlanda, que permanecerá en la UE.

Boris Johnson, quien abandonó el gabinete de May después de que se acordara el plan Chequers, calificó los planes de la primera ministra como "trastornados" y la atacó por no creer en un Brexit completo.

"Contrariamente a la primera ministra, yo sí hice campaña por el Brexit (...) lo que sucede actualmente, desgraciadamente, no es lo que se le prometió a los británicos en 2016", dijo el exministro de Exteriores.

Por su parte, el exministro del Brexit, David Davis, está a favor de un acuerdo de libre comercio como el que tiene Canadá con la UE, enfocado en reducir las tasas aduaneras en una gran cantidad de productos y en estandarizar normas y favorecer intercambios entre las partes.

A Theresa May no le queda más que seguir cabalgando contra viento y marea en esta tormenta política en la que nadie quiere tomar las riendas. Sin embargo, aquellos que intentan posicionarse en las negociaciones seguirán con el altavoz en las manos.

Con AFP y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.