Saltar al contenido principal

Catar y Ecuador impulsan comercio en gira de emir Sheij Tamim por Latinoamérica

Anuncios

Quito (AFP)

Catar y Ecuador suscribieron el lunes en Quito varios acuerdos, entre ellos uno para incrementar el comercio, en el marco de la primera gira del emir Sheij Tamim bin Hamad al Thani por Latinoamérica.

Sheij Tamim, quien pretende buscar nuevas alianzas con América Latina en medio del bloqueo que le impusieran sus vecinos del Golfo, también visitará Perú, Paraguay y Argentina -uno de los principales socios comerciales de Catar en la región junto a Brasil.

Doha y Quito acordaron establecer una comisión ministerial para promover la cooperación económica, comercial, de inversiones y técnica, así como impulsar el deporte y proteger el medio ambiente según políticas internacionales suscritas por ambos.

"Nuestra relación va a ir mejorando y vamos a sentir esta mejoría en muy poco tiempo", dijo Sheij Tamim tras reunirse con el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, en el Palacio de Carondelet, sede del gobierno, en el centro colonial de Quito.

Desde 2013, la balanza comercial bilateral es favorable para Ecuador. En 2017, las ventas de productos ecuatorianos fueron por unos 8 millones de dólares (principalmente rosas, además de banano) y las compras a Catar por unos 2 millones, de acuerdo con el estatal Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones.

"La cooperación estratégica entre nuestras naciones permitirá caminar hacia ese desarrollo que tanto anhelamos, ustedes como nosotros", manifestó a su vez Moreno.

El mandatario promocionó a su país, que enfrenta problemas financieros. "Ecuador es un país de oportunidades comerciales y oportunidades industriales, educativas, turísticas", agregó.

Aislado de sus socios comerciales tras una crisis diplomática desatada en junio de 2017 con un bloque de vecinos, el emir de Catar busca forjar en América Latina nuevas alianzas para eludir un bloqueo aplicado por cuatro países.

Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto le impusieron un embargo, desatando la peor fisura del Consejo de Cooperación del Golfo.

Los cuatro países acusan a Catar de intentar estrechar vínculos con Irán, enemigo regional de Arabia Saudita, y de financiar a grupos islamistas.

Doha niega los señalamientos y acusa a sus vecinos de intentar cambiar el régimen en el emirato.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.