Saltar al contenido principal

Segundo intento del Parlamento de Irak para elegir presidente

Anuncios

Bagdad (AFP)

El Parlamento iraquí trata de elegir este martes un nuevo presidente de la República, tras un intento fallido el lunes por la rivalidad entre los dos partidos históricos del Kurdistán, la región de la que procede tradicionalmente el jefe del Estado.

La elección estaba prevista para el lunes, pero no se alcanzó el quorum. En ausencia de más de la mitad de los diputados, la Asamblea suspendió la sesión hasta las 10H00 GMT de este martes.

La costumbre marca que ese puesto quede reservado para un kurdo. Según un acuerdo tácito, la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) obtiene la presidencia en Bagdad, a cambio de que el Partido Democrático del Kurdistán (PDK) conserve la presidencia de Kurdistán.

Pero este año, este último puesto quedó suspendido tras el fin del mandato de Masud Barzani, y sus prerrogativas fueron repartidas entre las otras instituciones locales kurdas.

Por ello, el PDK presentó un candidato para la presidencia del país, por primera vez desde 2005, cuando se celebraron las primeras elecciones multipartidistas tras la invasión liderada por Estados Unidos, que derrocó al dictador Sadam Husein.

Fuad Husein, de 72 años, un veterano de la oposición a Sadam Husein (en el poder de 1979 a 2003), afirma representar al primer partido de Irak, en virtud de los resultados de las legislativas de mayo.

Husein conoce bien cómo funcionan las cosas a nivel federal, pues fue uno de los dirigentes de las autoridades interinas que Estados Unidos puso en marcha tras la invasión de 2003.

Además, es chiita, como la mayoría de los políticos influyentes de la capital, pese a que la mayoría de los kurdos son sunitas.

- Dos tercios de los votos -

El UPK presentó a Barham Saleh, de 58 años, que en el pasado fue viceprimer ministro en Bagdad y primer ministro del Kurdistán. Este candidato, moderado, tiene todas las ventajas como para convencer en Bagdad, pero es muy criticado por los independentistas en Erbil.

Kurdistán, una región autónoma desde 1991, votó el domingo para elegir su Parlamento local, un año después del fiasco de un referéndum de independencia. Los resultados se esperaban para el miércoles por la noche.

La Constitución iraquí ordena que el jefe del Estado sea elegido antes del miércoles, pero en vista de las divisiones, el plazo podría superarse. Se necesitan dos tercios de los votos de los diputados, y si ningún candidato los obtiene, la sesión parlamentaria puede declararse abierta sin límite de tiempo.

Tras la elección, en septiembre, del presidente del Parlamento, un sunita, Mohamed Al Halbusi, y de la del presidente de la República, ya solo quedará un cargo clave por nombrar: el del primer ministro, reservado para un chiita.

El presidente de la República, en los quince días consecutivos a su elección, debe encargarle la formación de gobierno al candidato designado por la mayor coalición del Parlamento.

Sin embargo, hay dos bandos que se disputan el título de primera coalición desde las legislativas: el del primer ministro saliente, Haider Al Abadi, al que varios de sus aliados abandonaron, y el del turbulento líder chiita Moqtada Sadr y los excombatientes antiyihadistas de las Fuerzas de Movilización Popular.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.