Saltar al contenido principal

Buriram, de aldea olvidada a escenario de la MotoGP en una década

Anuncios

Bangkok (AFP)

Buriram, que hasta hace diez años era una aldea pobre y olvidada a 400 kilómetros de Bangkok, se ha convertido en la capital del deporte en Tailandia y este fin de semana será por primera vez el escenario del Mundial de motociclismo.

Para esta 15ª prueba del Mundial de MotoGP, decenas de miles de espectadores acudirán hasta el domingo a Buriram, algo impensable hasta hace poco tiempo.

Pero un antiguo diputado convertido en empresario, Newin Chidchob, se planteó un desafío: transformar este territorio rural de 30.000 habitantes en un templo nacional del deporte.

Desde entonces llegó una gran inversión económica. En 2011 finalizó la construcción de un enorme estadio de fútbol, levantado en medio de los arrozales, para el Buriram United, club de la Premier League tailandesa, convertido en pocos años en uno de los mejores equipos del país.

Tres años después el Circuito Internacional de Buriram -el primero con certificado de Fórmula 1 en Tailandia, con 4,6 kilómetros y diseñado por el arquitecto estrella de los deportes del motor Hermann Tilke- fue inaugurado.

Tras los campeonatos del mundo de turismos o de superbike, el Mundial de motociclismo tiene su primera cita este fin de semana, con el español Marc Márquez (Honda) como gran atracción.

"Me dijeron que era la temporada de lluvias y que cualquier cosa puede pasar", declaró el cuatro veces campeón del mundo de MotoGP y líder de la general en un encuentro con la prensa en Bangkok este miércoles, confiado a pesar de la perspectiva de encontrarse un asfalto resbaladizo.

La rápida creación de la 'ciudad del deporte' de Buriram contrasta con los atrasos habituales en las infraestructuras que inicia el gobierno tailandés.

"En algunos años hemos cambiado esta ciudad, que antes la gente atravesaba y no había turistas. Ahora es una ciudad que recibe tres millones de visitantes al año", señaló en 2017 Newin Chidchob en una entrevista a la AFP.

Recibir un gran premio de motociclismo representa un hito para Issan, la región más pobre del país, siempre a la cola de Bangkok y de las zonas turísticas del sur. El evento debería generar "más de 1.000 millones de baths tailandeses (más de 25 millones de euros)", según el Ministerio de Deportes.

- 'Lograr reconocimiento mundial' -

El gigante tailandés del 'duty-free' King Power, cuyo dueño posee además al Leicester, de la Premier League inglesa, es uno de los patrocinadores.

Todas las entradas para el fin de semana se han vendido, a pesar de que los tickets cuestan unos 60 dólares en un país en el que el salario mínimo está en 10 dólares.

El impulso a la economía local es incuestionable. Han aumentado las plazas hoteleras y se han construido restaurantes. La plataforma de vehículos de transporte Grab espera reclutar 4.000 conductores suplementarios para responder a la afluencia de visitantes.

Ofrecer seguridad es otro desafío. Más de 1.700 policías se encargarán de cubrir la carrera, lo nunca visto en Buriram.

Las autoridades tailandesas desembolsan 9 millones de dólares para recibir la competición este año y los dos próximos, según los medios locales.

"Es una ocasión importante para nuestro país de lograr reconocimiento mundial", declaró a la prensa Ruj Saeng-udom, gobernador adjunto de la Autoridad Deportiva de Tailandia.

"El sudeste de Asia es una región donde la MotoGP quiere desarrollarse porque este deporte tiene mucho éxito", señaló Jamie Klein, periodista de Motorsport, preguntado por la AFP.

Antes de lanzarse al deporte, Newin Chidchob estuvo dos décadas en política, cambiando de partido y de tendencia según soplara el viento.

Finalmente fue suspendido, acusado de haber comprado votos, y centró sus intereses en Buriram. Su próximo objetivo es llevar a la que fuera una pequeña aldea la Fórmula 1.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.