Saltar al contenido principal

El Papa Francisco inauguró el sínodo de obispos

El Papa Francisco asiste a una reunión sinodal en el Vaticano, el 3 de octubre de 2018.
El Papa Francisco asiste a una reunión sinodal en el Vaticano, el 3 de octubre de 2018. Tony Gentile/Reuters

267 obispos de todos los países participan en la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo, en el Vaticano. El encuentro se celebra hasta este 28 de octubre.

Anuncios

El sínodo enfocado en los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, comenzó este miércoles 3 de octubre, con una misa precedida por el Papa Francisco.

Ante alrededor de 300 funcionarios eclesiásticos, expertos externos y jóvenes delegados, el Papa hizo eco de una visión de cambios, a partir de la inclusión de todos los jóvenes, para evitar que se alejen de la religión católica.

“Una Iglesia que no escucha se muestra cerrada a la novedad, a las sorpresas de Dios, y no podrá resultar creíble, en particular a los jóvenes, que inevitablemente se alejarán. Salgamos de prejuicios y estereotipos”, aseguró el máximo representante de la iglesia católica.

El pontífice también atacó lo que él definió como una visión de superioridad de algunos sacerdotes y obispos, como si se tratara de una élite que ejerce el poder, algo que calificó de "la raíz de muchos males en la Iglesia".

En cambio, dijo, deben ser humildes y ofrecer "servicio libre y generoso" a los fieles.

Otro punto que llama la atención en este sínodo es la participación, por primera vez, de dos obisbos chinos. Durante la ceremonia, el pontífice se conmovió y se le quebró la voz al anunciar su presencia.

Este hecho inédito ocurre tras la reciente firma del acuerdo entre El Vaticano y Beijin, para el deshielo de sus relaciones, rotas desde 1951, y con el que pactaron el nombramiento de obispos en el país asiático.

Sínodo en medio de escándalos de abusos sexuales

El encuentro se lleva a cabo en medio de la sombra de una crisis al interior de la iglesia católica, debido a los casos de abuso sexual a menores, por parte del clero, en distintos países y durante varias décadas.

El Papa reconoció el daño que estos hechos han causado tanto a las víctimas como a la imagen de esta religión. Dijo que espera que el sínodo "despierte nuestros corazones" porque la Iglesia de hoy está cargada de "luchas, problemas y cargas".

La Iglesia católica está inmersa en una crisis por casos abuso sexual en países como Chile, Alemania, Estados Unidos y Australia, y el Vaticano sabe que tiene que recuperar a los jóvenes desencantados.

En el centro del debate asamblea estará un texto base, el "Instrumentum laboris", elaborado en los últimos meses mediante informes y cuestionarios, en el que se enumeran los principales problemas o inquietudes de la juventud contemporánea.

Con Reuters, EFE y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.