El director de la OMC nunca habló con Trump, pero admite necesidad de reformas

Anuncios

Washington (AFP)

El director de la Organización Mundial de Comercio (OMC) habla con frecuencia con líderes globales, como los de Francia, Alemania, Japón y Gran Bretaña, pero nunca ha hablado con el presidente Donald Trump, pese al intenso enfoque de Estados Unidos en el comercio.

Aun así, el Director General de la OMC, Roberto Azevedo, dijo que está de acuerdo con que el sistema de comercio mundial necesita reformas, y pronto.

En una entrevista para un podcast de radio Freakonomics publicada el jueves, desalentó las predicciones que desestiman el impacto en las economías de las principales potencias comerciales, que protagonizan una guerra de aranceles.

Trump ha implementado una política comercial de confrontación, que incluye aranceles severos sobre el acero y el aluminio, y sobre 250.000 millones de dólares anuales en importaciones desde China, casi la mitad del total de ese país.

El mandatario también ha acusado a la OMC de tratar a Estados Unidos de manera injusta. Washington ha impedido que el organismo de comercio mundial establezca paneles para resolver disputas entre los países miembros.

Al ser consultado sobre si alguna vez había podido discutir los problemas con Trump, Azevedo dijo: "No directamente, no".

Esto resulta inusual, ya que "una acción que tome Estados Unidos tiene repercusiones en todo el mundo", según el propio Azevedo.

El director de la OMC dijo que concuerda con "algunas cosas" que se dicen del lado de Estados Unidos, como la sobreproducción de acero y la necesidad de mejorar la protección para la tecnología y patentes (blanco de los ataques de Trump a China).

No obstante, indicó que la mayor pérdida de empleos que ha despertado en muchos un sentimiento anti comercio, es en realidad consecuencia de la tecnología y no de las importaciones.

- No culpen a las importaciones -

"Para los gobiernos y para los políticos, es más fácil, como saben, culpar a los extranjeros por estos problemas que están ocurriendo dentro de sus propias economías", dijo Azevedo.

Según agregó, los líderes finalmente se están dando cuenta de que, a menos que se aborde el tema, "este tipo de tensiones que vemos hoy en día en términos de comercio solo aumentarán".

"Tenemos que arreglar esta situación lo antes posible", dijo, o el sistema de solución de diferencias de la OMC colapsará.

Y advirtió que las tensiones comerciales impactarán eventualmente en la economía real.

"Es sorprendente que todavía escuche a la gente decir: 'Oh, pero la economía está genial'". "¡Por supuesto que está genial! ¡Todavía no ha sido afectada!", dijo Azevedo, quien explicó que las tarifas y otras políticas primero deben pasar por "un período de incubación", mientras que los políticos consideran el ciclo electoral de muy corto plazo.

Varios economistas y la Reserva Federal han dicho que los aranceles podrían impactar el crecimiento económico y los precios, pero los indicadores económicos todavía no lo reflejan.

Adam Posen, director del Peterson Institute de economía internacional, dijo que los economistas aún no tenían un buen modelo para estimar el impacto de una guerra comercial.

"Es malo, pero no sabemos cuánto", dijo en un foro en Washington el jueves.